Finanzas

Luzón recuerda al BBVA que sólo es fuerte en Latinoamérica quien está en Brasil

Sería un error estratégico no aprovechar la segunda oleada de inversiones en Latinoamérica, sobre todo cuando otros países se van'. æpermil;ste es el mensaje que el responsable de Latinoamérica del Santander Central Hispano, Francisco Luzón, quiso transmitir ayer desde São Paulo (Brasil). En un discurso poco habitual lanzó un llamamiento a las empresas para que inviertan en Latinoamérica, única región que, a su parecer, ofrece verdaderas oportunidades de inversión, sobre todo teniendo en cuenta, como dijo, la imposibilidad actual de realizar fusiones transfronterizas en Europa o de comprar un banco en Estados Unidos.

'æpermil;ste es el momento para que España consolide su presencia en Latinoamérica, para que invierta. Hay que hacerlo ahora; si no, se pierde una gran oportunidad', aseveró. El llamamiento de Luzón se produce justo cuando los mercados vuelven a confiar en las posibilidades de crecimiento de Brasil -país en el que el SCH realizó en noviembre de 2000 una fuerte apuesta al invertir 4.900 millones de dólares en la compra de Banespa-, y una vez que Argentina ha comenzado a dar tímidas muestras de entradas de capital. Estas dos inversiones del SCH fueron muy criticadas en 2001 y 2002, ya que empujaron al banco a rebajar considerablemente sus beneficios.

El SCH, además, ha 'reenfocado' su posición en varios países de la zona, como define Luzón el repliegue en países como Colombia, Bolivia o Perú, entre otros. De esta forma, el grupo centra su presencia en banca comercial en Brasil, México, Chile, Puerto Rico e incluso en Argentina.

BBVA 2,67 -3,93%
SANTANDER 1,89 -1,54%

Como argumentos que justificaban este llamamiento a la inversión - y también como crítica velada hacia el BBVA, que ha reducido su presencia en Brasil al 4,5% en el capital de Bradesco-, Luzón aludió a la falta de un interlocutor en Europa para Latinoamérica. 'España debe ser el puente entre Europa e Iberoamérica'. Considera, además, que el proceso inversor español en esta región está aún 'incompleto'. 'Me preocupa' la falta de inversiones españolas en el último año, 'porque es el momento de los grandes banqueros y empresarios de verdad. Hay que mojarse con visión a largo plazo', insistió. Criticó, no obstante, la inversión especulativa de algunas empresas para 'ganar el primer año. A Latinoamérica se viene para jugar a medio o largo plazo. No se puede venir y forrarse en poco tiempo'.

Lo peor ha pasado

Según las previsiones del SCH, lo peor en Latinoamérica ha pasado, incluso en Argentina, donde el escenario más pesimista se ha cumplido. Por ello, considera que en el segundo semestre de 2003 y 2004 el comportamiento de la economía de Latinoamérica será 'muy diferente' a lo acaecido en los dos últimos años. Así, estima que se darán crecimientos sostenibles de la economía de esta región de entre el 2% al 4%, para finalmente quedarse en el 4%.

Para completar su exposición a favor de América Latina y de la apuesta del SCH Luzón dijo que 'se puede ganar dinero en Latinoamérica y ser rentable'. Para ello, hizo varios ejercicios comparativos, entre ellos comparar los beneficios netos (sin consolidar con el grupo y con criterio local) según los cuales la franquicia latinoamericana del SCH sumó en 2002 un resultado neto en Brasil, México, Chile, Venezuela, Puerto Rico y Argentina de 2.056 millones de dólares, frente a los 1.040 millones del BBVA en México, Venezuela, Puerto Rico, Argentina, Colombia y Perú o los 560 millones de Citigroup en Brasil, México y Argentina.

Luzón también aprovechó la ocasión para afirmar que el 'SCH es la única empresa española con masa crítica suficiente en Latinoamérica', y añadir que el banco 'prácticamente ha completado su inversión en esta región'. Dijo, en clara alusión al BBVA, al que comparó en varias ocasiones con el Santander, que 'el tamaño sí importa, y mucho'. Para mostrar que el mercado ha penalizado menos al SCH que al BBVA, dijo que su capitalización era ya un 20% superior, y su tamaño un 25% superior.

Pero Luzón fue más allá al afirmar que el banco que no esté en Brasil (caso del BBVA) 'no está en Latinoamérica'. Poco más tarde dijo que en los últimos tiempos la estrategia del SCH y del BBVA había pasado de ser similar a seguir modelos distintos, con apuestas distintas.

El SCH ha invertido en Latinoamérica 16.000 millones de dólares. En el primer trimestre tuvo un beneficio atribuido en la región de 385 millones, el 13,2% menos que un año antes tras la devaluación de las monedas locales, y un 34,1% más a tipo de cambio constante. Para el resto del año espera que a tipo de cambio constante este beneficio 'será extrapolable' al resto de los trimestres.

La rentabilidad obtenida en los cinco principales países en los que opera (exceptuando Argentina) fue del 12% y del 13% en el primer trimestre. El foco de atención en esta región se centrará en la eficiencia, gestión de riesgos, control y solvencia patrimonial. Espera crecer en ingresos y de forma orgánica. Para ello cuenta, según los datos aportados por Luzón, con una base de clientes de alto potencial. Así, de los 13,7 millones de clientes que tiene en Latinoamérica, 670.000 de ellos son considerados del nivel A, el más alto de la región, con una cuota en este segmento del 20,8%, frente al 6,1% que posee en clientes de bajas rentas. Su cuota total en clientes es del 8,3%.

El banquero alaba el papel 'estabilizador' de las cajas

Francisco Luzón se mostró ayer claramente defensor de la naturaleza jurídica de las cajas de ahorros. 'Todo el sistema financiero español es fundamental. Y eso es porque ha tenido cajas y bancos muy preparados. Las cajas son fundamentales para el desarrollo industrial regional, y sería un error que dejaran de jugar ese papel', aseveró Luzón.

De esta forma, el director general del SCH se convierte en el primer banquero que defiende en los últimos meses públicamente a las cajas de ahorros una vez reanudado el debate sobre su estatus jurídico y sus posibles ventajas sobre los bancos, y el papel cada vez mas relevante que tienen estas entidades en el capital de las principales empresas españolas.

'Es bueno tener cajas fuertes e importantes. Las cajas son estabilizadoras del sistema financiero español', añadió.