Tipos de interés

La Fed mantiene los tipos en el 1,25% pero advierte de la debilidad de la economía

La Reserva Federal estadounidense (Fed) ha decidido mantener los tipos de interés en el 1,25%, permaneciendo el precio del dinero en el nivel más bajo desde julio de 1961. El instituto emisor ha aprovechado esta ocasión para advertir de que la economía del país corre el riesgo de un crecimiento más débil, después de que los indicadores recientes sobre producción y empleo hayan resultado decepcionantes.

De esta forma, el banco central norteamericano ha dejado invariado su principal instrumento de política monetaria, el tipo de interés diario que emplean los bancos para sus financiaciones a corto plazo. Asimismo, ha mantenido el tipo de descuento en el 0,75%. La decisión entraba dentro de los pronósticos de la mayoría de los analistas, que no esperaban modificación de tipos en esta reunión, debido a que el desenlace reciente de la guerra en Irak impiden por ahora conocer con precisión cuál es la situación de la economía.

En su comunicado, la Reserva Federal ha indicado que los datos recientes sobre producción y empleo, ¢si bien en su mayoría reflejan decisiones que se tomaron antes de la conclusión de las hostilidades (en Irak), han resultado decepcionantes¢. La caída de los precios internacionales del petróleo que siguió al final de los combates en Irak ha contribuido a ¢reforzar la confianza de los consumidores y ha fortalecido los mercados de valores¢, según la Fed. Estos factores deberían promover un mejor clima económico aunque el banco central señaló que es incierto cuándo ocurrirá tal mejoría.

Doce rebajas en dos años

Desde comienzos de 2001, cuando la economía entró en una recesión que duró tres trimestres, la Reserva Federal ha aflojado en una docena de ocasiones su política monetaria para estimular el gasto de los consumidores, que representa el 70% del Producto Interior Bruto de Estados Unidos. Entre enero y abril la economía de este país perdió 525.000 empleos y se mantiene muy débil la inversión de los empresarios, que no se arriesgan a gastar en equipos o más empleados.

El gobierno del presidente George W. Bush, que ha incurrido nuevamente en déficit presupuestario después de tres años de superávit, promueve más reducciones de impuestos argumentando que ello creará puestos de trabajo y reactivará la economía. El comunicado de la Reserva Federal, que siempre se preocupa por contener el ritmo de inflación, apunta que ahora el riesgo está por el lado de ¢una caída sustancial e indeseada¢ de los precios.