Análisis

¿Recuperación en los mercados?

La sesión comienza en los mercados europeos con subidas moderadas después de la toma de beneficios registrada ayer y del cierre al alza de Wall Street, principalmente impulsado por los buenos resultados empresariales y por la recuperación de la confianza del consumidor estadounidense.

Tras un periodo donde la mayoría de las casas de análisis se limitaban a decir que las incertidumbres socio políticas generadas por el ambiente bélico reinante eran las principales causas por los que los mercados no acababan de repuntar al alza, es un buen momento para pararse a reflexionar acerca del escenario socio económico en el que nos encontramos una vez finalizado el conflicto en Irak.

Por una parte nos encontramos con una Europa donde los principales indicadores económicos no acaban de convencer y que en cierta medida pone en duda la esperada recuperación de la economía a este lado del Atlántico. Ayer se publicaba en Francia el dato de confianza empresarial de abril el cual, en contra de las previsiones, registraba un retroceso en el índice general, reflejo de un empeoramiento de la perspectivas de negocio. La finalización del conflicto no ha sido recibida con entusiasmo por el sector productivo europeo, ya que, pese a la eliminación de un importante componente de incertidumbre, el panorama de recuperación es difuso, tal y como ya ha puesto de manifiesto el lunes el deterioro del IFO.

En el área euro, la revisión a la baja de las previsiones de crecimiento para 2003 ha sido continua durante el último mes (ahora en el 1%) lo que ha dado nuevos argumentos para pensar en relajaciones monetarias adicionales a la decididas por el BCE en Diciembre. En la próxima reunión del 8 de mayo podríamos ver una bajada de 50 puntos básicos.

Mientras que esto ocurre en Europa, los datos publicados en Estados Unidos auguran tiempos mejores. La publicación del indicador de confianza del consumidor del mes de abril muestra una recuperación de los niveles registrados en noviembre de 2002 y se situaba en 81, muy por encima de las previsiones (70) y de la cifra anterior (62,5).

No obstante el componente que mejor se comportaba era el de las expectativas, reflejo de unas perspectivas notablemente mejores para la segunda parte del año en la economía estadounidense y una rebaja sustancial de la penalización que la elevada incertidumbre ha venido ejerciendo en los consumidores.

A pesar de los buenos datos publicados los Estados Unidos, podemos decir que nos encontramos en una situación similar a la previa al comienzo de las tensiones geopolíticas con Irak, lo que nos indica qua la recuperación de la confianza en la esfera empresarial tardará aún en producirse, tal y como anticipa la baja da prevista en el ISM de abril que conoceremos el jueves.

La incertidumbre generada por la guerra ha desaparecido por lo que los mercados se centran en la realidad económica que sigue reflejando el estado de debilidad en que se encontraba la economía antes de la guerra. La continua publicación de datos macroeconómicos de Europa, hace predecir que la tan esperada recuperación económica va a tardar en producirse, lo que se traduce inmediatamente a los mercados que tardarán en alcanzar los niveles de máximos vividos en el 2001.

Por el contrario y a pesar de que al otro lado del Atlántico no se respira tiempos de grandes cambios, se empieza a ver como la maquinaria empresarial americana, más ágil y dinámica que la europea, se abre paso para salir del punto muerto en el que se encuentra la economía y por lo tanto los mercados americanos trasladarán este liderazgo en subidas moderadas durante el segundo semestre del año.

Lejos de ver un relevo en el liderazgo de la economía, Estados Unidos se afianza en su papel de líder. Europa tiene todavía mucho camino que recorrer.