EPA

Récord de ocupación, con una fuerte subida de los contratos fijos

El empleo registró una aceleración en el primer trimestre del año, en el que se crearon 55.100 nuevos puestos de trabajo, un 0,34% más, con lo que el número total de ocupados registra otro récord de 16.432.400, según los datos de la encuesta de población activa (EPA) publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística.

Pero donde mejor se ve esta aceleración en la creación de empleo es en los datos interanuales (últimos 12 meses), según los cuales en el último año se han creado 376.900 empleos, lo que eleva el ritmo de creación de puestos de trabajo al 2,35%, frente a un avance del 1,56% registrado en el trimestre anterior.

Sin embargo, pese a esta mejora en el aumento del empleo, paralelamente también se ha registrado un fuerte incremento de la actividad (número de personas que se declaran en disposición de trabajar). æpermil;stas aumentaron en 119.600 en el primer trimestre y en 478.500 en los últimos 12 meses, con lo que la creación de empleo no ha sido suficiente para absorber todo este crecimiento de la actividad y, por lo tanto, también se ha registrado un fuerte aumento del paro.

Así, el número de desempleados aumentó en 64.500 entre enero y marzo (un 3% más), lo que eleva el número total de parados a 2.182.700, el 11,73% de la población activa. Esta tasa de paro es la más alta desde el cuarto trimestre de 2000, cuando estaba situada en el 13,44%, con 2,4 millones de parados.

Pero también este incremento del paro es menos grave que en trimestres anteriores. Entre enero y marzo el desempleo aumentó un 3% y en los últimos 12 meses un 4,8%, mientras que en el último trimestre de 2002 el avance del paro fue del 12% en tasa interanual.

El empleo aumentó en el primer trimestre en todos los sectores, salvo en la industria, donde se destruyeron 26.800 puestos de trabajo. A la cabeza de la creación de empleo se colocó la construcción, con 36.900 nuevos trabajadores, seguida de la agricultura (30.000) y los servicios (15.000).

Por lo que se refiere a las cifras interanuales, sólo se destruyó empleo en la agricultura, con 59.900 puestos de trabajo menos. Como es habitual, el sector servicios fue el que más empleo creó (334.340 nuevos trabajadores), seguido de la industria (59.800) y de la construcción (42.300).

Además del empujón experimentado por el empleo, es significativa la mejora de la calidad de los puestos de trabajo, ya que todos los nuevos ocupados tienen contratos indefinidos.

De hecho, en el primer trimestre el número de asalariados con contrato fijo aumentó 82.700, frente a una caída del número de trabajadores con contrato temporal de 48.400. Esto da como resultante un incremento neto de asalariados de 34.200 entre enero y marzo.

En los últimos 12 mese el incremento del empleo indefinido es aún más significativo, al aumentar un 4,6% (416.100 trabajadores fijos más), mientras que el empleo temporal se estancó, con una leve subida del 0,23% (9.100 eventuales más).

Al empleo por cuenta propia no le ha ido tan bien. En los últimos 12 meses se han destruido 73.900 puestos de trabajo de autónomos, que representa una caída del 3,8%.

También se ha registrado un fuerte descenso del colectivo de personas que colabora en el negocio familiar sin estar dado de alta en la Seguridad Social, que se ha recortado en 166.800 trabajadores, un 6% menos en tasa interanual.

La gran mayoría del empleo creado en los últimos 12 meses fue ocupado por mujeres. De los 376.900 puestos de trabajo creados, estas últimas ocuparon 252.700 y los hombres los 124.200 restantes.

Regiones con más paro

Las habituales diferencias regionales en materia de paro se han acentuado, sobre todo por el fuerte incremento del paro en algunas comunidades.

Aragón, Baleares y Asturias registraron importantes aumentos del desempleo en tasas interanuales del 5,6%, 41% y 39,5%, respectivamente. Por el contrario hubo otras regiones donde el paro bajó o creció menos que la media nacional. Entre las primeras está Navarra, donde el desempleo descendió un 4,6%; Cataluña, con una caída del 4,3%, y Galicia, -0,9%.

Las diferencias en creación de empleo no fueron tan dispares. Sólo en Canarias, Galicia y Cataluña se creó más ocupación que en la media nacional de forma significativa, con incrementos del 4,22%, 4,11% y 3,66%, respectivamente.

Más de medio millón de hogares con todos los miembros en paro

El hecho de que el importante crecimiento del empleo no haya sido suficiente para absorber todo el crecimiento de la actividad también se ha dejado sentir en el paro de las familias como tal.

Esto se observa en los datos del primer trimestre del año, en el que el número de hogares donde todos sus miembros están en paro ha aumentado en 18.000, un 3,6% más que en el trimestre anterior. Con ello, el número total de familias con todos sus miembros parados asciende ya a 508.500.

Aunque el número de hogares con todos sus miembros ocupados también aumentó levemente (8.300 más), en términos porcentuales esto supuso un estancamiento (0,1%). En total existen 8.572.300 familias en esta situación.

La tasa de paro del cabeza de familia o persona de referencia en el hogar también sigue aumentando. Entre enero y marzo esta tasa se situó en el 6,3%, una décima más que en el trimestre anterior y tres décimas más que hace una año.

La tasa de paro del cónyuge o pareja se eleva al 13,8% y la de los hijos, al 18%.

Según la EPA, desciende al 21,7% el porcentaje de parados que aceptaría un empleo que supusiera un cambio de residencia, frente al 22,6% que lo habría aceptado hace un año.

Por el contrario aumenta el porcentaje de desempleados que diría que sí a un empleo que conllevara un cambio de ocupación. Ahora son el 71,8%, mientras que hace un año éstos eran el 68%.

El 44,6% de los parados preguntados diría que sí a un trabajo con ingresos inferiores a los adecuados a su cualificación, cuando en el primer trimestre de 2002 este colectivo ascendía al 45,4%. Igualmente disminuyen aquellos que aceptarían un empleo de una categoría inferior a la esperada. Es el caso del 50,6% de los parados encuestados, frente al 52% que habría aceptado un empleo en estas circunstancias hace 12 meses.