Anuario 2002

El precio de la vivienda crecerá un 12% este año en España, según un informe

Los precios de la vivienda en España crecerán este año en torno al 12%, según datos del Anuario Estadístico del Mercado Inmobiliario Español 2003, presentado hoy. Las ventas tanto de vivienda nueva como usada se incrementarán entre un 5 y un 10% a lo largo del 2003, según este informe elaborado por la compañía Europea General de Valoraciones y el despacho Rodríguez y Rodríguez de Acuña.

Según Fernando Rodríguez, presidente de Rodríguez y Rodríguez de Acuña, a pesar de este incremento en los precios de la vivienda, "el esfuerzo financiero que los españoles deben hacer para pagar una vivienda es el más bajo de la historia", hecho que atribuyó a la reducción de los tipos de interés así como al alargamiento de los plazos financieros. Esta tendencia ha posibilitado que la demanda total de vivienda se incrementara durante el año pasado un 7,29%, lo que supuso la venta de 546.000 viviendas nuevas y en construcción y de 959.000 viviendas usadas.

Respecto a la oferta, el anuario subraya que durante el año pasado el número de viviendas iniciadas se mantuvo en cifras similares a los del año anterior, algo que los autores del estudio atribuyeron a la escasez de suelo y no a la falta de stock. Para este año, Rodríguez apuntó que la tónica en cuanto a la oferta será la misma, lo que supondrá mantener en 500.000 la cifra de construcción de nuevas viviendas.

Menor demanda de locales y oficinas

El segmento de los locales no fue tan dinámico como el de la vivienda y creció un 1,7% durante el 2002, debido a la debilidad del consumo y a la cada vez mayor competencia que efectúan las grandes superficies, situación que, según el anuario, se repetirá a lo largo de este año.

En cuanto al segmento de las oficinas, la demanda de este mercado se detuvo durante el año pasado debido a la ralentización de la actividad económica y a la contracción producida en el sector de las nuevas tecnologías, demandantes de grandes espacios de oficinas, lo que dio lugar a un descenso generalizado de los precios, sobre todo en el apartado de alquiler de oficinas.

Esta contracción de la demanda ha provocado que el porcentaje de ocupación de oficinas en España durante el 2002 se redujera hasta el 88% en Madrid y el 90% en Barcelona. Las perspectiva para este segmento a medio plazo es la de continuar el ajuste de precios por razón del exceso de oferta.