Textil

Cortefiel reduce la inversión en tiendas propias hasta 40 millones

El saneamiento del negocio internacional, la consolidación de los mercados exteriores y la potenciación de las franquicias serán los ejes estratégicos sobre los que pilotará el grupo Cortefiel a lo largo de este ejercicio, según explicó ayer en rueda de prensa el presidente, Gonzalo Hinojosa. Esto supone que la compañía reducirá el volumen de inversión en aperturas propias, aunque mantendrá su ritmo de crecimiento, algo más de 100 tiendas durante el año, de las que la mitad serán gestionadas en régimen de franquicia.

De este modo, Cortefiel tiene previsto destinar a lo largo de 2003 unos 40 millones de euros a la ampliación de su red de tiendas frente a los 67 millones de inversión del año pasado. De las 54 tiendas propias que prevé inaugurar, 12 corresponderán a las marcas Cortefiel y Pedro del Hierro, 13 serán Springfield, 18 serán Women's Secret y las 11 restantes a la cadena de perfumerías Douglas.

Gran parte de las aperturas de establecimientos franquiciados que se realizarán en los próximos meses se han negociado durante el pasado ejercicio (cerró a 28 de febrero) y la mayoría de ellas son para las marcas Springfield (moda masculina joven) y, sobre todo, para Woman's Secret, la cadena de lencería del grupo.

En este sentido, Gonzalo Hinojosa comentó que, pese a que este año se frenará la expansión internacional, no se descarta la apertura de algún establecimiento franquiciado de cualquiera de estas dos cadenas en Alemania o en Francia 'para ver qué resultados da'. También aseguró que están negociando con una compañía canadiense para explotar en aquel país la marca Springfield bajo el sistema de franquicia.

Hinojosa, que mantiene su intención de ser en un grupo con vocación internacional, achacó a la evolución de los negocios en el exterior, a la coyuntura económica mundial, sobre todo en Alemania, y a la reestructuración del equipo directivo internacional parte del retraimiento que Cortefiel sufrió en el primer semestre del ejercicio pasado.

Según el presidente del grupo, mientras que una tienda en España tarda en consolidarse cerca de un año, en el extranjero lleva unos cuatro años porque las marcas son menos conocidas y tienen menor presencia. A ello hay que añadir el hecho de que actualmente un tercio de las tiendas tiene menos de dos años.

Crecimiento de dos dígitos

Con el cambio estratégico que ahora pone en marcha y que supone dar mayor protagonismo a la franquicia, Cortefiel espera crecer en 2003 a un ritmo que alcance los dos dígitos, explicó Hinojosa. El grupo cerró el pasado ejercicio con una caída del beneficio neto del 29,82% después de haber destinado 11 millones de euros al saneamiento de la compañía, lo que situó el resultado en 20,48 millones. La cifra de negocio aumentó un 6,40%, hasta los 845,97 millones.

Cortefiel cayó ayer en Bolsa un 0,43% al cerrar la sesión a 4,65 euros. El día anterior cayó un 4,89%.