Aerolíneas

American Airlines escapa de la bancarrota tras pactar un recorte salarial con sus trabajadores

American Airlines evitó la bancarrota hoy, de madrugada, al llegar a un acuerdo con los auxiliares de vuelo para un recorte global de sus salarios y beneficios de 340 millones de dólares (aproximadamente la misma cantidad en euros). El compromiso ratificado hoy, que se suma a los que fueron aprobados hace dos días por pilotos, mecánicos y otros grupos de la plantilla, permitirá a la empresa alcanzar su objetivo de ahorrar 1.800 millones anuales y evitar la obligación de buscar el amparo de los tribunales frente a los acreedores.

American Airlines, una de las mayores aerolíneas del mundo, accedió el martes a prolongar un día más el plazo de votación de los auxiliares de vuelo para que se pronunciaran sobre las concesiones pactadas. El presidente de la compañía, Don Carty, señaló entonces que si todos los colectivos no aceptaban las reducciones previstas, con un límite de plazo hasta hoy, jueves, ¢no tendremos otra alternativa que declararnos de inmediato en bancarrota¢. Los auxiliares de vuelo rechazaron hace 48 horas, por un estrecho margen, los recortes planteados, pero el sindicato solicitó que se ampliase el plazo de votaciones un día más para resolver algunas dificultades del proceso. El colectivo de pilotos, que agrupa a 13.500 profesionales en esta aerolínea, ratificó -con un 69% de votos a favor- un acuerdo para rebajar en 660 millones sus salarios y beneficios. También el Sindicato de Trabajadores del Transporte aprobó, con el 53% de votos favorables, recortes de 620 millones en sus compensaciones salariales.

Agentes de ventas, representantes y personal dedicado a labores de gestión, entre otros, se han comprometido además a rebajar en 180 millones sus beneficios. Carty expresó hoy su gratitud a todos los empleados por aceptar los recortes anuales propuestos y subrayó que el proceso ¢no tenía precedentes en la historia de las aerolíneas¢. Pero advirtió de que la situación financiera de la empresa sigue siendo débil y las perspectivas se mantienen inciertas, por lo que la aerolínea no está aún fuera de peligro.