_
_
_
_
Bajada

La inflación subyacente de EE UU cae al mínimo desde 1966 en marzo

Más que controlada, la inflación está ausente en EE UU. El índice de precios de consumo creció el mes pasado un 0,3%, según cifras del Departamento de Trabajo. Sin embargo, este porcentaje desaparece para quedarse plano si se descuentan los volátiles precios de energía y alimentos. De hecho ha sido el 4,6% de aumento de los precios de la energía el responsable del 90% de este aumento de la inflación anual, ahora en el 3%.

Los precios del petróleo se han disparado en los últimos tres meses como consecuencia de la guerra de Irak y los problemas en Venezuela y Nigeria. Las tensiones se han reducido en las últimas semanas y se espera que los datos de abril comiencen a registrar una bajada, que en el caso de la gasolina puede llegar a ser del 8% cuando en marzo el precio de este combustible se apreció un 4,1%.

La inflación interanual subyacente (excluida energía y alimentos frescos) queda en el 1,7%, como se encarga de recordar el equipo de análisis de Merrill Lynch, la más baja de los últimos 37 años, y en el primer trimestre ya cerrado el avance ha sido del 0,8%, todo un retroceso con respecto al 1,9% registrado el año pasado en estas fechas. Para este banco de inversión, 'se siguen apreciando presiones desinflacionarias'.

El equipo de análisis de UBS Warburg hace notar cómo 'en cierta medida, un débil mercado de trabajo está poniendo una cierta presión bajista en los precios', pero señalan también como signo positivo que se detecta un menor alza de precios (o al menos más lentos) en servicios, que se habían disparado recientemente, como la medicina y los alquileres.

'También el sector hotelero ha tenido que reducir precios como resultado de la caída del turismo', dicen en este banco. Algunos analistas prevén que la caída de precios va a persistir hasta que vuelva a revitalizarse el mercado de trabajo.

Pero hay un sector que escapa a la atonía reflejada por este dato: la vivienda. Después de varios meses de continuada aunque leve caída de ventas e inicio de construcción (en parte afectado por el mal tiempo que ha vivido gran parte del país), ayer se hizo público que se ha comenzado a construir un 8,3% más viviendas en marzo.

Si se confirma con otros datos -solicitud de hipotecas, ventas finales de viviendas de primera y segunda mano- que el sector residencial sigue fuerte, éste sería uno de los pocos de la economía donde se respira algo de tranquilidad, ya que en los últimos meses la avalancha de datos negativos ha hecho pensar a algunos economistas que se vive una segunda recesión ya.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_