_
_
_
_
_
Investigación

EE UU investiga la pérdida de un F-18

El llamado fuego amigo pudo ser responsable de la pérdida de un avión F/A-18C de la marina estadounidense, según reconocieron ayer funcionarios de Defensa de ese país. 'Estamos investigando todas las posibilidades', admitió un oficial al responder a la posibilidad de que un misil propio impactara contra el avión que desapareció el miércoles cerca de Kerbala. De ser así, sería el segundo avión víctima del fuego amigo en dos semanas de guerra. El piloto también se encuentra desaparecido. Un avión Tornado británico fue derribado anteriormente por un Patriot y murieron sus dos tripulantes.

El Ejército investiga también el accidente de un helicóptero UH-60 Blackhawk ocurrido la noche del miércoles y que, aparentemente, fue derribado por fuego iraquí cerca de Kerbala. El Comando Central de EE UU dijo que al menos seis efectivos estaban a bordo del helicóptero, pero fuentes del Pentágono afirmaron que habían muerto siete soldados y otros cuatro habían sido rescatados.

Las tropas aliadas asaltan el aeropuerto de Bagdad

El régimen iraquí se aproxima a su fin', advirtió ayer el general estadounidense Vicent Brooks. Pero 'no creemos que la lucha se haya acabado ya. Todavía hay opciones abiertas al régimen, incluido el uso de armas de destrucción masiva', añadió.Sin embargo, el ministro iraquí de Información, Mohamed Said al Sahaf, negó que las fuerzas coaligadas se encuentren a las puertas de Bagdad, mientras fuentes militares de EE UU aseguraban que los soldados estaban a sólo 10 kilómetros al sur.Fuentes militares estadounidenses comunicaron que un comando de la Tercera División de Infantería había iniciado el asalto al aeropuerto internacional Sadam. Los soldados estadounidenses manifestaron no haber encontrado apenas resistencia.El ataque a una aldea entre el aeropuerto y Bagdad, sin embargo, dejó más de 120 personas heridas y 83 muertos, según los iraquíes, pero la cifra no pudo ser confirmada por fuentes independientes.Británicos y estadounidenses advirtieron que la batalla por Bagdad podría prolongarse y ser sangrienta, pero no quisieron concretar cuándo se producirá la entrada. 'Esperamos una batalla muy difícil', afirmó el general Stanley McChrystal. 'No esperamos entrar en Bagdad y tomarla de inmediato', advirtió.Entre tanto, los habitantes de Bagdad sufrían ayer un recrudecimiento de los bombardeos, que se intensificaron por la tarde. Al Sahaf afirmó que 27 civiles habían muerto y 193 habían resultado heridos en 24 horas.En el frente norte, los soldados kurdos, respaldados por pequeños grupos de soldados estadounidenses, avanzaban hacia Mosul, ciudad importante en la infraestructura petrolífera de Irak, pero encontraron una fuerte resistencia en el camino.En el sur, tropas estadounidenses entraron en la ciudad de Nayaf, donde se encontraron con grupos de civiles que les recibieron con protestas. Los soldados británicos, por su parte, tenían rodeada la ciudad de Basora, la segunda más importante del país.Según la agencia de noticias France Presse, 500 soldados iraquíes murieron ayer en enfrentamientos con las fuerzas estadounidenses para retomar el control de un puente estratégico sobre el río æpermil;ufrates, a unos 30 kilómetros al suroeste de Bagdad.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_