Armamento

Desarrollos punteros para los soldados desplegados en Irak

La guerra contra Irak se está desarrollando con el mayor y más sofisticado despliegue de armamento jamás visto.

Entre los desarrollos tecnológicos de las fuerzas de tierra está el nuevo sistema antimisiles Patriot. Durante la primera Guerra del Golfo, la tecnología Patriot no consiguió detener algunos de los misiles israelíes. Esta vez, Ball Aereospace & Tecnologies ha desarrollado un modelo más avanzado, cuya instalación cuesta 250 millones de dólares, para convertir el escudo en un láser que literalmente 'fríe' mediante ondas de elevada temperatura cualquier misil que se encuentre en su radio de acción. La compañía Time-Domain provee a los soldados estadounidenses de visión láser: una sofisticada herramienta que permite ver mediante rayos X a través de paredes y descubrir cualquier vibración enemiga.

En el aire, los pájaros del Ejército estadounidense dejan atrás cualquier videojuego de combate. El Raptor F/A-22, diseñado por Boeing, General Dynamics y Lockheed Martin, y cuyo coste asciende a 100 millones de dólares por unidad, rompe, incluso, la barrera del sonido. Y los MQ-9B Predator, ya utilizados en 1995 en Bosnia, desarrollados por General Dynamics, han pasado de ser meros aviones espía a descargar misiles. Satélites, globos de helio y destructores se unen al despliegue militar de múltiples compañías.

Redes de información

La nueva tecnología estadounidense no deja de lado el arma más compleja, las redes de información. General Dynamics, Quanton3D, Talla Tech o L-3 Communications son algunas de las compañías que han desarrollado armas cuya esencia es el control de información.

Los soldados estadounidenses utilizan durante esta guerra un modelo de ordenador de mano, tipo palm, mediante el cuál se envía información detallada de las posiciones enemigas. Su precio es de 2.300 dólares.

Mientras, la actuación combinada de los diferentes Ejércitos se coordina en las pantallas de los CATT (Combined Arms Tactical Trainer) una especie de pantalla videojuego gigante de Quantum 3D de 544 millones de dólares o en los RC-135 River Joint Upgrade, sistemas de comunicación de L-3 Communications para aviones, de 31,5 millones.