Transporte de combustible

Bruselas formaliza la prohibición de los petroleros monocasco

La Unión Europea no se ha olvidado del Prestige y las medidas pactadas a finales del año pasado empiezan a adoptarse. Los ministros de Transporte aprobaron ayer en Bruselas el reglamento que acelerará la retirada definitiva de los petroleros monocasco de las aguas comunitarias. La entrada en vigor del texto, pendiente sólo de la opinión del Parlamento Europeo, supondrá la prohibición inmediata del transporte de fuel pesado en ese tipo de barcos, una peligrosa combinación que el naufragio del Prestige puso trágicamente de manifiesto. El acuerdo podría entrar en vigor en julio.

Además, el texto adelanta entre 5 y 10 años la prohibición total de los petroleros monocasco de más de 30.000 toneladas, prevista inicialmente para 2015. Este mismo año desaparecerán los de más de 22 años de antigüedad. La prohibición se extiende a todos los barcos de pabellón de algún Estado miembro, incluso si navegan por aguas no comunitarias. Los de menor tonelaje se retirarán escalonadamente, según su año de construcción, hasta 2010.

La UE redoblará los esfuerzos diplomáticos para lograr que la OMI aumente el límite de las compensaciones por accidente hasta mil millones. El organismo internacional se reunirá en mayo, y si el acuerdo no prospera, la UE se ha comprometido a crear un fondo especial por esa cantidad. Su financiación, según la última cumbre de los Quince, debería ser privada 'en la medida de lo posible'. Varios países, entre ellos España, piden que las petroleras asuman la factura total.