Guerra en Irak

Las fuerzas coaligadas intensifican los bombardeos sobre la capital iraquí

Una ola de fuertes explosiones sacudió ayer la capital iraquí cuando se cumplía una semana del inicio de la guerra. 'Se produjeron tres fuertes explosiones, muy cerca,' dijo un corresponsal de Reuters después de las primeras detonaciones. 'Hay aviones de guerra sobrevolándonos y fuego antiaéreo,' agregó.

Poco después, otra serie de explosiones estremecieron el centro de Bagdad y los ataques aéreos se sucedían a gran ritmo. Las cadenas de televisión árabes informaron de que las explosiones se produjeron cerca del Ministerio de Información, pero los corresponsales que seguían allí una rueda de prensa dijeron que el edificio no se vio afectado.

Testigos de los ataques explicaron que los bombardeos se centraban en áreas del sur y del este de la capital, donde se cree que se encuentran las fuerzas de la Guardia Republicana, el cuerpo de élite del Ejército iraquí, listas para la defensa contra el avance de las tropas de EE UU.

Pero otros ataques aéreos seguían produciéndose sobre el centro de Bagdad. El ministro iraquí de Sanidad denunció ayer que los bombardeos de las fuerzas invasoras han causado ya 350 muertes de civiles en todo el país, de los que 36 murieron el miércoles, 15 de ellos en el bombardeo a un mercado de la capital. EE UU y Reino Unido aún no habían confirmado ayer si la matanza había sido provocada por sus fuerzas militares e insinuaron que pudo tratarse de un misil iraquí.

En otras zonas de Irak continuaban los enfrentamientos. Fuentes británicas aseguraron haber destruido 14 tanques iraquíes e invadido posiciones de infantería cerca de Basora, la segunda ciudad más importante del país. 'Las fuerzas de Sadam Husein se desesperan más y más', afirmó el general estadounidense Vicent Brooks, quien aseguró que las tropas estadounidenses habían 'destruido la mayor parte de la fuerza' iraquí en Nayaf, otra ciudad del sur del país.

En Nasiriya, también en el sur, 37 marines de EE UU resultaron heridos por fuego amigo. En la marcha hacia el centro, los marines dijeron que habían atendido a los heridos que estaban en un autobús iraquí que había sido tiroteado. Cuatro cadáveres yacían fuera del vehículo y los marines dijeron que había otros 16 dentro. Los cuerpos eran de hombres que vestían ropa militar y civil y tenían papeles que parecían identificarlos como miembros de la Guardia Republicana.

Entre tanto, mil paracaidistas estadounidenses se preparaban para abrir un frente en el norte. Los paracaidistas se lanzaron sobre el país en la madrugada de ayer. En el norte, combatientes kurdos entraron en Irak, aunque no se confirmó su número. 'Hemos tomado las colinas y nuestros combatientes se han adentrado cuatro kilómetros en Irak', dijo Mam Rostam, un luchador kurdo.

Por la mañana se sucedieron las informaciones que apuntaban a que las fuerzas aliadas habían interceptado y destruido un misil iraquí dirigido a Kuwait. El jefe de los inspectores de la ONU, Hans Blix, afirmó que no hay evidencia de que Irak esté violando las resoluciones del Consejo de Seguridad. Blix indicó que no hay pruebas de que los misiles lanzados por Irak a Kuwait tengan un alcance mayor a los 150 kilómetros. 'De momento, no representa una violación. Se necesita más información para evaluarlo, ya que, por ejemplo, desde el inicio del conflicto se informó que se habían lanzado misiles Scud, pero estas afirmaciones fueron negadas', señaló.