Guerra en Irak

Rumsfeld dice que ya se ha consumido la mitad de lo presupuestado

El secretario de Defensa de EE UU, Donald Rumsfeld, pidió ayer al Congreso más fondos para sufragar la guerra con efectividad y pidió a los congresistas 'flexibilidad' en el gasto, dado que EE UU 'no puede predecir cuánto durará la guerra'. Casi la mitad de los 62.600 millones de dólares que el Pentágono necesita como fondos de guerra suplementarios ya han sido comprometidos en esta primera semana de operaciones, reconoció Rumsfeld.

El secretario de Defensa explicó que la Administración necesita 7.200 millones para reponer municiones, como los misiles Crucero y las bombas guiadas por satélite. La estabilización de Irak después de la guerra costará unos 12.000 millones de dólares y los ingresos de petróleo iraquíes que ayudarán a pagar la reconstrucción pueden empezar a recibirse antes de que el conflicto termine.

Cooperación internacional

'Un esfuerzo internacional significativo' será necesario, dijo Rumsfeld. Lo cierto es que un alto cargo del departamento aseguró el pasado 24 de marzo que el coste de la guerra solicitado por la Administración al Congreso se basaba en el supuesto de 'un conflicto corto y de alta intensidad'. La realidad de la batalla les ha sorprendido con una gran resistencia por parte de los iraquíes, según reconoció Rumsfeld a los senadores.

El general Myers aseguró a los congresistas que el próximo mes EE UU habrá reunido en la región 340.000 efectivos, lo que supone un 36% más que las fuerzas desplegadas en la actualidad. Eso supondrá, además, mayores necesidades presupuestarias sobre las estimaciones inicialmente calculadas.