Reclamación

Calzada se opone a que la futura Ley de Opas contenga excepciones

El presidente de la CNMV reclamó ayer que la Ley de Opas sea de igual cumplimiento para todos. Calzada, que participó en el Encuentro Sector Financiero 2003 organizado por el Foro Nueva Economía de The Wall Street Journal Europe, señaló que 'las excepciones son el apartado del borrador de la nueva ley que menos me gusta'.

La palabras del presidente de la CNMV chocan con las intenciones del Gobierno. Tal y como adelantó el lunes Cinco Días, el Ministerio de Economía prevé introducir en el borrador del Real Decreto que regulará las opas una serie de condiciones que permitirían a algunas compañías incrementar su participación por encima del 25% en una sociedad sin estar obligadas a efectuar una oferta pública.

De este modo, Repsol podría incrementar su participación en Gas Natural sin necesidad de lanzar una oferta pública. La petrolera -que en mayo de 2002 realizó una oferta privada de venta en la que colocó el 23% de Gas Natural y redujo su participación en la gasística del 47% al 24,04%- cumple al dedillo las cinco condiciones propuestas por el Gobierno que eximen a una compañía lanzar una opa, entre ellas, que el oferente hubiera poseído en el pasado más de 25% de esa sociedad.

El martes, los representantes de CiU en el Congreso advirtieron que no tolerarán una normativa de opas que favorezca un aumento de la participación de Repsol en Gas Natural. Ello perjudicaría a los accionistas de la empresa gasística, entre los que destaca La Caixa, que posee el 32%. Por su parte, la Generalitat de Catalunya anunció que estudiará tomar medidas en contra de este texto si perjudica a La Caixa o a Gas Natural.

Pese a oponerse a que la nueva normativa contenga excepciones, Calzada agradeció al Gobierno el 'haber escuchado el clamor de la calle'. La venta el año pasado por parte del BBVA y SCH de participaciones cercanas al límite del 25% (en Vallehermoso, Metrovacesa y Dragados) con una prima muy alta generó una fuerte polémica en los mercados, ya que los pequeños accionistas no se beneficiaron de estas operaciones que además llevaban implícito el cambio de control de las compañías.

Con la nueva ley, las empresas están obligadas a efectuar una oferta pública si la toma de una participación supone también el control de un tercio de los consejeros, aunque esta participación no supere el límite del 25%.

Por otro lado, y justo en el momento en que los escándalos por contabilidad engañosa sacuden de nuevo los mercados, esta vez de la mano de la holandesa Ahold, Calzada se mostró confiado en las prácticas de las empresas españolas. 'Las compañías están haciendo bien sus deberes contables', señalo ayer el presidente de la CNMV, quien alabó también el trabajo realizado por algunas firmas para eliminar de su balance los activos sin valor.

Las palabras de Calzada suponen una clara aprobación por parte del regulador al saneamiento contable llevado a cabo por los bancos y las eléctricas en sus inversiones latinoamericanas tras la crisis argentina.

La opinión del presidente de la CNMV también supone un guiño a la decisión tomada por Terra, que ayer decidió adecuar el valor de las multimillonarias adquisiciones llevadas a cabo en plena burbuja tecnológica a los tiempos actuales. La operación de Terra, aunque aumenta las pérdidas, elimina del balance activos que hoy tienen muy poco valor en el mercado.