Conflicto

Bush afirma que echar a Sadam es el primer paso para democratizar el mundo árabe

La caída del régimen de Sadam Husein en Irak es el primer paso para proceder a un cambio más amplio y llegar a la democratización del mundo árabe. æpermil;sta es una de las líneas argumentales del discurso que durante la madrugada de ayer en España tenía previsto pronunciar el presidente de EE UU, George Bush, en el Instituto Americano de Empresa.

En este discurso, filtrado por The Washington Post, el presidente pretendía dar a conocer su visión de Oriente Próximo en el contexto de lo que llama 'la batalla para el futuro del mundo musulmán'. Según Bush, con Sadam fuera del poder se puede iniciar una democratización en la que primen los valores proocidentales y que opere como una quinta columna en la zona para relanzar el debate democrático. La esperanza de Bush pasa por que la región se reorganice, lo que alargará la campaña incluso después de que acabe una presunta guerra.

Para que la estrategia se aplique es básico asegurar la etapa posbélica en Irak, algo para lo que el jefe de personal de la Armada, Eric Shinseki, cree necesarios 'varios cientos de miles de soldados'. Según este militar, la ayuda de los aliados 'sería bienvenida'.

Los planes de Bush se enfrentan a numerosas críticas. Diplomáticos, académicos y analistas han hecho notar lo difícil de controlar Irak tras la guerra, algo que ya sabe el secretario de Estado de Defensa, Donald Rumsfield, que tiene en su despacho una lista de las cosas que pueden ir mal. Una de ellas, según The New York Times, es la dificultad de mantener el orden tras la derrota del régimen.

Otro de los flecos de este plan, ya apuntado entre líneas por Colin Powell cuando advirtió que después de Irak se tratarían los problemas de Libia y Siria, es la falta de confianza que hay entre el mundo árabe y EE UU, especialmente por la posición pro israelí de Washington en el conflicto con los palestinos. Además, la opinión pública de estos países ya ha hecho notar la arrogancia de EE UU y el pasado apoyo a regímenes dictatoriales, incluido el de Irak.