Resultados

Deutsche Telekom reaviva las dudas sobre el sector de telecomunicaciones

La avalancha de emisiones en el sector de telecomunicaciones ha reavivado el nerviosismo sobre la situación financiera de estas empresas. Deutsche Telekom, que ayer colocó 2.300 millones de euros en bonos convertibles, ha acentuado la inquietud. La alemana pierde un 13% en dos sesiones y France Télécom, el 9,83%.

La penalización de las acciones de la operadora alemana contrasta con la elevada demanda de bonos. Las peticiones de títulos superaron tres veces la oferta. Deutsche Telekom obtuvo 2.300 millones de euros. A cambio, la compañía pagará un interés del 6,5% hasta su vencimiento, en junio de 2006. Con el dinero obtenido, la compañía refinanciará parte de la deuda de 3.500 millones de euros que vence este año.

La emisión de bonos convertibles 'causará una dilución significativa del capital de Deutsche Telekom', explica un informe de DZ Bank. 'También puede atraer la atención de los fondos de alto riesgo (hedge funds) que arbitran con bonos convertibles, dado que compran los bonos convertibles y venden a corto las acciones'.

Elevada demanda

'La caída de la acción de Deutsche Telekom refleja en parte las ventas a corto de los hedge funds para beneficiarse del arbitraje entre deuda y acciones y también el impacto técnico de una cuasi emisión de derechos con un descuento del 8% de los actuales precios de mercado'. La emisión supondrá poner en circulación en el mercado 195 millones de nuevas acciones.

Este argumento explica la aparente contradicción entre castigo a las acciones de Deutsche Telekom, que han perdido un 13% en dos sesiones, y la elevada demanda de títulos en la colocación. 'El principal riesgo de la emisión está ligado directamente al valor de mercado de Deutsche Telekom', alertan los analistas de Standard & Poor's, que han calificado como BBB+ la colocación.

Las consecuencias de la operación han salpicado a otras telecos. La penalización de Deutsche Telekom ha contagiado a los antiguos monopolios telefónicos europeos. France Télécom, una de las más endeudadas, ha perdido en dos sesiones un 9,83%; Telefónica baja el 3,84% y Telecom Italia, el 3,53%.

Vodafone y France Télécom son otras de las compañías que recientemente han emitido bonos para financiarse. Las telecos se han visto forzadas a recurrir al mercado para hacer frente a los vencimientos de deuda de este año, heredada de las fuertes inversiones que tuvieron que realizar para la red UMTS.

El pago de la deuda se ha encarecido, además, porque las compañías tienen ahora calificaciones de deuda inferiores a la que tenían antes de endeudarse. Los inversores demandan, por ello, rentabilidades mayores.

Por ejemplo, la calificación de France Télécom cayó casi al límite de los bonos basura antes de que el Gobierno francés dijera que respaldaría a la compañía. La calificación de KPN ha caído también a los niveles más bajos de inversión. La holandesa ha vendido activos, incluida su filial de páginas amarillas, para evitar nuevas rebajas.

Cautela, según los expertos

Los expertos, por todo ello, alertan de los riesgos de este sector, sobre todo después de las fuertes alzas desde mínimos. Desde UBS Warburg se muestran convencidos de que el crecimiento de los ingresos es, en última instancia, la clave del sector y que más recortes de costes serán difíciles de alcanzar'.

Los analistas explican que 'el mercado valora las telecos como activos seguros y asume que los niveles actuales de flujos de caja son sostenibles. Consideramos que es muy improbable que los accionistas reciban el 100% de los beneficios de los recortes de costes', dice este banco de inversión.

La penalización de las acciones en las dos últimas jornadas ha beneficiado a los bonos, cuyas rentabilidades (que se mueven a la inversa del los precios) han aumentado. Los bonos de Deutsche Telekom que vencen en 2008, que la compañía vendió hace un mes con un interés un 2,53% superior a los de referencia, ofrecen ahora una prima del 1,9%.

Desde Société Générale afirman que 'la debilidad de las acciones suponen una oportunidad de compra. Aunque la emisión de bonos convertibles no tiene un impacto inmediato en la deuda neta de la compañía, consideramos que es positiva para la acción'. La empresa tiene el objetivo de reducir la deuda hasta tres veces el Ebitda antes de finales de 2003.

Igual ocurre con Vodafone, cuyos bonos con vencimiento en 2009 ofrecen un rendimiento un 0,75% superior al de referencia. Hace tres semanas, cuando la compañía emitió parte de estos bonos, el interés era del 0,84% por encima del referente. La compañía de móviles británica ha reunido los pagos de intereses mediante la recompra de títulos con las rentabilidades mayores. La operadora tiene una calificación A2 con perspectiva negativa por Moody's.