El Tribunal de Cataluña ratifica un caso de acoso laboral

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ratificó ayer una sentencia del Juzgado de lo Social de Girona que condenó a una empresa por realizar acoso laboral, el conocido como mobbing en inglés, a una empleada, informa Efe.

El Tribunal obliga así a la empresa condenada, Hepsa, a pagar una indemnización de 14.401 euros a la trabajadora por someterla 'a una presión laboral tendenciosa o mobbing'. Gloria Poyatos, abogada de CC OO que ha defendido a la trabajadora, se mostró satisfecha con la sentencia y recordó que, a causa del acoso psicológico y moral, la trabajadora ha estado de baja con depresión.

Los hechos se remontan a 1994 cuando la empleada, delegada de personal, se negó a participar en una colecta entre los empleados de Hepsa para hacer un obsequio al hijo del director de la fábrica con motivo de su 18 aniversario. Desde entonces, la trabajadora empezó a ser discriminada y sus compañeros recriminados si se relacionaban con ella.

Sufrimiento psíquico

La empresa empezó a controlar el tiempo que permanecía en el lavabo y sus jefes comenzaron a culparla de todos los errores cometidos por otros trabajadores, así como de la mala situación de la empresa.

La sentencia reconoce que la empleada, que tiene 27 años y llevaba desde los 17 en la empresa, es una persona de 'carácter fuerte', pero que está afectada por 'un sufrimiento psíquico extremo' que le condujo a pedir una excedencia para dejar el lugar de trabajo después de sufrir varias depresiones. El fallo recoge la 'contundencia, firmeza y veracidad' de los testigos. Y añade que 'todos han expuesto la situación interna de la empresa como un comportamiento obsesivo e incesante a lo largo de los años del director contra la trabajadora'. Esta sentencia se suma a otros fallos similares, también emanados de Tribunales Superiores de Justicia, como la del TSJ del País Vasco del pasado mes de mayo. No obstante, sobre el acoso moral no se ha pronunciado el Tribunal Supremo.