Impuestos

Eichel defiende su proyecto fiscal ante la oposición alemana en pro del Pacto de Estabilidad

El Bundestag, la cámara baja del Parlamento alemán, ha aprobado hoy el paquete de medidas fiscales del Gobierno roji-verde, destinadas a aumentar la recaudación a través de la eliminación de una serie de ventajas tributarias.

El proyecto de ley contó con el respaldo mayoritario de los diputados, pero no conseguirá superar el segundo obstáculo legislativo, la votación en el Bundesrat, la cámara alta, donde la oposición tiene la mayoría. La CDU ya ha dejado muy claro que rechazará todo el conjunto de medidas en la votación que la citada cámara de representación regional el 14 de marzo. Pese a la precaria situación presupuestaria, la oposición conservadora considera que todo aumento de la presión fiscal es, en estos momentos, veneno para la economía.

Pacto de Estabilidad

El ministro de Finanzas, Hans Eichel, se ha adelantado hoy a esa realidad, apelando a la oposición a no rechazar el proyecto en su conjunto y dijo que las opiniones no eran tan divergentes como querían "hacer pensar los políticos en campaña electoral". Sostiene que el paquete supone una contribución idónea para lograr que Alemania cumpla este año el Pacto de Estabilidad Europeo. En 2002, el déficit alcanzó el 3,75% del Producto Interior Bruto (PIB) y, por tanto, superó en 0,75 puntos el límite permitido.

El ministro ha pedido a los estados federados que asuman su parte de responsabilidad a la hora de reducir el déficit y manifestó su confianza en que al final se encontrará una solución de consenso cuando la ley pase a la comisión de arbitraje. El problema para el Gobierno es que desde la victoria cristianodemócrata en los estados federados de Hesse y Baja Sajonia los conservadores no sólo tienen mayoría en el Bundesrat sino también en la comisión de arbitraje.