Informe Lipper

La rentabilidad media de los fondos de inversión cayó un 2,82% en enero

En los primeros diez días de enero se produjo un movimiento alcista en los precios de la renta variable que hizo concebir expectativas de que después de tres años de ciclo bajista de Bolsa pudiera empezar a cambiar la tendencia. Sin embargo, para mediados de mes ya había quedado claro que se trataba de un espejismo y enero volvía a terminar con nuevas minusvalías acumuladas en las carteras de los fondos con una porción de renta variable. Sólo los fondos monetarios y de renta fija mostraban una rentabilidad positiva al terminar el mes.

La rentabilidad media simple de los 2.469 fondos domiciliados en España fue de -1.21%, en tanto que la ponderada era prácticamente cero gracias al peso que tienen los fondos monetarios, de renta fija y garantizados en el conjunto del sector. La rentabilidad media simple de los 7,279 fondos autorizados para la venta en España fue de ­2.82%, una menor rentabilidad que se explica bien por el mayor riesgo en renta variable que, de conjunto, asumen los fondos off-shore incluidos en este grupo, bien por la depreciación del dólar que les afecta en mayor medida.

De las 144 categorías Lipper Global que incluyen fondos registrados para la venta en España, solo 32 tuvieron rentabilidades medias positivas. Lo mismo puede decirse del 30% de los 7,279 fondos. En enero, el fondo con rentabilidad más alta de entre los 7,279 fondos fue Skandia-Carlson Asian Pacific Small-Cap Growth-B, 9.92%. La peor rentabilidad correspondió a Fidelity Funds Indonesia-Indonesia Fund, -13.75%. Renta Variable Taiwan y Renta Variable Indonesia, con rentabilidades medias respectivas de 5.79% y -12.49% fueron las categorías mejor y peor situadas.

Perspectivas

Según los analistas de Lipper, a medida que el eventual ataque a Irak se ha ido haciendo más probable, las bolsas se han desestabilizado aún más, acercándose los índices progresivamente a los mínimos de octubre del año pasado. Las tensiones políticas que el conflicto está generando en el seno de la OTAN, la Unión Europea y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas son el primer subproducto de una crisis que ya está anunciando una completa reformulación de las relaciones internacionales.

Lo más probable será que los precios de la renta variable sigan una tendencia bajista hasta que estalle la guerra y que, con su comienzo, desaparezca el elemento de incertidumbre asociado a si terminará por producirse o no (la alternativa de que la guerra no estalle parece a estas alturas poco realista). La economía USA seguirá seguramente una senda muy irregular a lo largo del año, alternando trimestres de crecimiento con otros de estancamiento o, incluso, recesión.

En España, los temas de discusión dentro del sector de fondos de inversión seguirán siendo las movilizaciones de fondos y el proyecto de Ley de IIC. Ambas circunstancias deberían contribuir a dinamizar el sector si no fuera por las poco favorables condiciones de los mercados en que todo estos desarrollos se están produciendo. El lanzamiento de fondos garantizados continuará siendo la tónica durante los próximos meses, con el atractivo concentrado en ellos, los FIAMM y los fondos de renta fija.