Innovación

Intel intenta revolucionar la telefonía móvil con un nuevo microprocesador

Intel ha decidido revolucionar la telefonía con sus microprocesadores para móviles, que ya cuenta con solicitudes para usar sus diseños por parte de una media docena de medianas empresas asiáticas. Con esta medida, intenta colocarse por delante de sus rivales Texas Instruments y Analog Devices, pero deberá superar también a gigantes como Nokia, si quiere convertirse en un proveedor clave para teléfonos que emulan cada vez mejor a un ordenador.

"Si se mira al mercado de silicio para telefonía móvil, se mueven decenas de miles de millones de dólares, y nosotros intentamos ser un importante jugador en ese campo", aseguró a Reuters Joe LaValle, director de ventas de Intel para comunicaciones inalámbricas y ordenadores. "Esta es una oportunidad para añadir una importante fuente de ingresos a Intel", mencionó, sin precisar datos.

La empresa ha presentado hoy un nuevo chip de alta tecnología, denominado PXA800F. Los chips están diseñados para una nueva generación de aparatos que permiten la transmisión de datos a alta velocidad, así como transmisión de viodeoconferencias y videojuegos. Los primeros modelos para su uso podrían aparecer a finales de año, mientras la producción masiva estará disponible para la primer mitad del 2004.

Las compañías asiáticas han respaldado la nueva "banda de base" de Intel, término que usa la industria para referirse al chip central que se coloca en el corazón de cada teléfono móvil, y entre ellas figuran MiTAC y Wistron de Taiwán, Maxon de Corea y Ningbo Bird, TCL y Legend Group de China. Intel también está negociando la posible incorporación de sus chips en los móviles de los cinco mayores fabricantes del mundo: Nokia, Motorola , Samsung, Siemens y Sony Ericsson. Ninguno ha suscrito oficialmente acuerdo alguno, pero todos ellos adquieren otros productos Intel, principalmente memoria no volátil y microprocesadores.

Los nuevos chips combinan un microprocesador central, microprocesador de aplicaciones y una memoria volátil, una iniciativa que no sólo reúne esas tres funciones básicas, sino que también ahorra batería. Texas Instruments también tiene pensado integrar un chip parecido, pero la rival ha confesado que no estará disponible hasta el año que viene.