Balance

La facturación de BMW Ibérica aumentó un 22,9% en 2002

La firma automovilística BMW Ibérica alcanzó una facturación de 1.067 millones de euros en 2002, lo que supone un incremento del 22,9% respecto al año anterior, según ha informado hoy el presidente de la compañía, Klaus Berning.

Las ventas de la filial española de BMW alcanzaron 37.574 unidades en 2002, lo que se traduce en un crecimiento del 10% en relación con el ejercicio precedente. De estas matriculaciones, 32.374 vehículos corresponden a la marca BMW y las 5.200 unidades restantes a Mini. BMW Ibérica alcanzó una cuota de mercado del 2,3%. Berning ha indicado, durante la presentación del balance económico de la empresa, que se trata de unos "resultados espectaculares", que sitúan a la sociedad como la filial europea del grupo que ha registrado mayor crecimiento proporcional.

Asimismo, el máximo responsable de BMW Ibérica ha señalado que el beneficio de la filial española se conocerá el próximo mes de marzo en la presentación de la cuenta de resultados del grupo, si bien ha destacado que "la rentabilidad no será inferior a la obtenida en 2001", que se situó en alrededor del 4%. En el segmento de motocicletas, la cifra de negocio de la empresa totalizó cerca de 50 millones de euros, un 20,7% más, con unas ventas de 4.686 unidades, lo que supone un incremento del 19 por ciento y una penetración del 7,4%.

Previsiones

Por su parte, el director general comercial de la compañía, Ignacio Fernández Simal, ha indicado que BMW Ibérica "va a seguir creciendo", aunque no ha realizado una previsión sobre los automóviles que esperan matricular este año.

Respecto al mercado global del automóvil en España, Fernández Simal ha estimado que "crecerá alrededor del 2%", impulsado por la previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB), el mantenimiento de unos tipos de interés bajos y una inflación ligeramente más moderada que la alcanzada en 2002.

De su lado, Klaus Berning, ha añadido como factores importantes que incidirán en los resultados de 2003, el precio razonable del dinero, el efecto positivo de la nueva política fiscal, un parque móvil envejecido y en constante fase de renovación y un volumen de mercado importante.