Banca

BNP Paribas excluye cualquier intento de absorber Société Générale

El presidente de BNP Paribas, Michel Pébereau, ha descartado hoy cualquier intento de absorber Société Générale, operación que trató de consumar hace tres años sin éxito, por considerar que el pasado de ambos bancos franceses hace imposible la fusión de las culturas de las dos entidades.

Pébereau, que comentaba los rumores sobre eventuales planes para una fusión en la presentación de los resultados de 2002, ha explicado que "está totalmente excluido" porque "los riesgos de ejecución que comportaría hacen (la operación) no deseable".

"El peso del pasado hace imposible el acercamiento de las culturas de las dos empresas. Y una fusión es una fusión de culturas", argumentó, en alusión a la batalla bancaria entre ambas entidades en 1999, cuando el entonces BNP lanzó una operación para absorber Paribas (lo que sí consiguió) y Société Générale (en lo que fracasó).

Después de hacer estas declaraciones, las acciones de BNP Paribas, que habían sufrido continuas pérdidas en las últimas semanas por esas especulaciones, iniciaron una carrera ascendente, y poco después de las 15.00 locales (14.00 GMT) ganaban un 3,66 por ciento en la Bolsa de París. Société Générale, por su parte, caía en el mismo momento un 2,45 por ciento. Pébereau también se pronunció sobre sus intenciones con respecto a Crédit Lyonnais, objeto de una oferta amistosa lanzada por Crédit Agricole, su principal accionista, pero en este caso su comentario se mantuvo voluntariamente en una perspectiva de indefinición.

Recordó que, puesto que la oferta de Crédit Agricole, que valora Crédit Lyonnais en unos 20.000 millones de euros, no ha recibido todavía luz verde de las autoridades reglamentarias, "por ahora (...) todas las opciones siguen abiertas". No obstante, dio a entender directamente que podría no acometer una ofensiva de respuesta para hacerse con el control de Crédit Lyonnais (en el que tiene un 16,2%), al indicar que eso no era una "operación vital" para su banco.

Añadió que su entidad privilegia operaciones en las que "los riesgos de ejecución están limitados por la voluntad de una actuación concertada". BNP Paribas tuvo el pasado año 3.295 millones de euros (3.560 millones de dólares) de beneficios, una caída del 18% respecto a 2001, y su rentabilidad sobre fondos propios se quedó en el 13,5 por ciento (frente al 18,2%).