Catástrofe ecológica

París sospecha que Madrid está "hinchando" los gastos del Prestige, según 'Le Monde'

París sospecha que las autoridades españolas están "hinchando" la factura del Prestige, mientras las primeras fracturas entre ambos países han aparecido a propósito de la reunión del Fondo Internacional de Indemnización por Daños debidos a la Polución por Hidrocarburos (FIPOL) celebrada en Londres el 3 y el 4 de febrero.

Según el diario §Le Monde§, el FIPOL se negó en esa reunión a emitir una cifra provisional de indemnización para "no atizar la cólera de las víctimas", porque sólo dispondría de 172 millones de euros para el capítulo del petrolero Prestige. La compensación solicitada por España supera los 1.000 millones de euros, sin contar las peticiones civiles.

"En el curso de las negociaciones londinenses, las divergencias han aparecido entre Francia y España. París sospecha que Madrid está hinchando su factura", comenta en su edición de hoy el citado periódico.

Las autoridades francesas estarían en desacuerdo con los costes de limpieza de la catástrofe del Prestige en España a tenor de una evaluación de los cerca de 200 millones de euros que a ellas les costó limpiar la marea negra que asoló Bretaña, a finales de 1999, tras el naufragio del Erika. §Le Monde§ cita a un "observador neutro" que considera la cantidad solicitada por España como "astronómica".

"Si los dos gobiernos no se ponen de acuerdo, el FIPOL encontraría serias dificultades", opina el sueco Mans Jacobsson, administrador de este organismo. Un enfrentamiento entre España y Francia podría bloquear las ayudas, por escasas que sean.

El Estado francés ha dicho que se pondrá detrás de las víctimas particulares en la lista de beneficiarios de ayudas, pero según este periódico España no está por la labor. Una conferencia diplomática debe revisar el límite de las ayudas en mayo.

En cambio, el armador del banco ya ha recibido de la aseguradora el dinero por el hundimiento del Prestige. Intertanko, asociación de armadores petroleros independientes, cuya sede está en Londres, ha declarado a 'Le Monde' que encuentra "falta de racionalidad" en las medidas aprobadas para aumentar la seguridad del transporte marítimo de crudo. Además, su director general, Peter Swift, ha criticado a las autoridades españolas por haber alejado el barco de la costa.