Crudo

La OPEP estudia reducir la oferta de petróleo a partir de abril

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) empieza a considerar la necesidad de un nuevo recorte de su producción. El cartel teme que un exceso de petróleo en el mercado en el segundo trimestre, cuando tradicionalmente cae la demanda, lleve los precios hacia abajo. La clave es el fin inminente de la huelga petrolera en Venezuela. La cotización del barril de brent, el referente europeo, cedió ayer en Londres más de un 1,4% y bajó al entorno de los 30,6 dólares.

'El regreso al mercado de la cuota de Venezuela situaría la producción sobre los tres millones de barriles de crudo', declaró el fin de semana pasado el ministro saudí de Petróleo, Alí al Naimi, citado ayer por el diario Al Hayat. Naimi sugirió que si los precios bajan, el grupo reducirá su producción. La OPEP decidió el 12 de enero aumentar su producción 1,5 millones de barriles diarios, hasta los 24,5 millones desde el pasado 1 de febrero, en respuesta al paro nacional venezolano, que paralizó totalmente las exportaciones de petróleo de ese país durante más de un mes.

Reactivación exportadora

El presidente venezolano, Hugo Chávez, afirmó el domingo que la producción petrolera del país alcanza ya los 1,8 millones de barriles por día. Los ejecutivos huelguistas de la petrolera estatal PDVSA afirman que la extracción alcanza sólo 1,2 millones de barriles. Los datos de los agentes internacionales señalan que las exportaciones ascendieron la semana pasada a 890.000 barriles por día. Las cifras están lejos de los casi tres millones de barriles que producía Venezuela en noviembre, pero la reactivación es evidente.

La oposición venezolana llegó a poner a Chávez contra las cuerdas entre diciembre y enero. La huelga general, que comenzó el 2 de diciembre, caló con fuerza en PDVSA. La compañía estima que ha perdido ingresos por más de 1.350 millones de dólares (1.254 millones de euros) y el Gobierno ha tenido que recortar su presupuesto para 2003 en 4.000 millones de dólares (3.715 millones de euros). Los opositores abandonaron ayer la huelga general, pero mantienen el pulso en el sector petrolero.

La recuperación de Venezuela preocupa a sus socios en la OPEP. 'La organización afrontará un momento muy difícil en el segundo trimestre del año. Probablemente tendremos que reducir la producción', declaró ayer el ministro qatarí de Petróleo, Abdullah al Attiyah, presidente de turno del cartel. Esta preocupación fue compartida ayer por el ministro de Energía de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Obeid al Nasery, que señaló que la cuestión 'debe ser estudiada en la próxima reunión del grupo', prevista para el 11 de marzo.

Aunque aún no está clara la decisión del cartel, Arabia Saudí sí descartó ayer un nuevo aumento de la producción en el corto plazo. La incertidumbre sobre las consecuencias de una guerra en Irak mantiene el precio del barril de brent un 55% por encima del nivel de hace un año.

Tranquilidad sobre los pozos iraquíes

Los temores a que el régimen de Sadam Husein mine los pozos petrolíferos como hizo con los de Kuwait en la Guerra del Golfo son infundados. Así lo considera la prestigiosa publicación especializada Middle East Economic Survey (MEES). 'No hay ninguna evidencia de que el Gobierno de Bagdad haya dado los pasos necesarios para volar sus instalaciones', afirma. MEES señala que, aunque se desconoce cuál será la reacción de Husein en caso de guerra, varios factores dificultan la operación. Primero, Irak no podría tomar esa medida sin la participación de las empresas extranjeras de perforación que están operando en el país, una colaboración improbable. Segundo, actualmente están activos unos 2.000 pozos y los preparativos para dañar esa enorme infraestructura en todo el país no pueden pasar inadvertidos. Además, los inspectores del programa Petróleo por Alimentos de la ONU, con acceso libre a las instalaciones, no han detectado ningún movimiento. La producción petrolera de Irak representa el 3% del total mundial.