Impuestos

Hacienda sigue la pista a más de 100.000 contribuyentes en busca de dinero negro

El Departamento de Inspección Financiera de la Agencia Tributaria lanzó hace un año un plan especial sobre economía no censada diseñado para detectar la afloración de dinero negro con la entrada en circulación del euro. Y la campaña empieza a dar sus frutos.

Hacienda ultima un informe en el que ya incluye los primeros resultados del plan. Los datos provisionales indican que se han efectuado 3.700 requerimientos (procedimiento formal mediante el cual se solicita información al contribuyente) entre particulares y empresas. Ello ha permitido, según fuentes de la Agencia Tributaria, abrir líneas de investigación sobre 102.000 contribuyentes por la compra de inmuebles, artículos de joyería y beneficios empresariales no justificados.

Algunas de estas líneas ya se han formalizado en actas de inspección. 'Pero lo más importante es que sirven de base para posteriores investigaciones', comentan las fuentes consultadas. Hace cuatro meses, el Ministerio de Hacienda adelantó algunas actuaciones, entre las que destacó el desplazamiento de 200 funcionarios para recabar información en zonas costeras.

Del total de registros de información abiertos (60.041 durante julio agosto y septiembre), más del 50% correspondieron a yates y puertos deportivos; otros 20.000, a alquileres de apartamentos turísticos, y unos 10.000 más, al sector de la hostelería.

La Agencia Tributaria utilizará estos datos para incluirlos en el nuevo plan anual previsto para este año que será presentado la próxima semana. De cara a 2003, Hacienda pretende fortalecer la selección de los contribuyentes con un mayor perfil defraudador. Para ello, potenciará el número de variables utilizadas para hacer cruces informáticos, tal y como admitió ayer el director de la Agencia Tributaria, Salvador Ruiz Gallud, en unas jornadas sobre fiscalidad organizadas por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD).

Los cruces de datos a los que se prestará atención serán los de compraventa de artículos de lujo (como vehículos que superan los 24.040 euros) por parte de contribuyentes con niveles de renta medios o bajos. Para los contribuyentes con mayores niveles de renta, Hacienda ha estado investigando la compraventa de acciones, especialmente las producidas en un corto espacio de tiempo (operaciones intradía, en la misma sesión del mercado de valores). Las operaciones se han extendido al mercado de opciones y futuros (MEFF), analizando aquellas situaciones en que dos o varios sujetos han comprado o vendido recíprocamente el mismo número de títulos.

En 2002, según datos oficiales, el fraude fiscal detectado alcanzó los 11.900 millones de euros. La deuda media por acta instruida superó los 60.000 euros.

Profesionales y sociedades de inversión

La Agencia Tributaria está prestando especial atención al blanqueo de dinero en las profesiones liberales. Una de las líneas de actuación ha sido la vigilancia de médicos oftalmólogos, controlando los ingresos derivados de intervenciones quirúrgicas de miopía efectuadas con equipos láser. Hacienda entiende que no existe un control fiscal normalizado de este tipo de ingresos, pues al tratarse de servicios prestados a consumidores finales sin la intervención como pagador del sistema sanitario público, tales ingresos no están sometidos a retención. Otro sector en donde se ha puesto la lupa es en las sociedades de inversión mobiliaria. Hacienda ha investigado las posibles manipulaciones del valor de cotización. Si este valor es manipulado a la baja, quien venda una participación no sólo habrá conseguido diferir en el tiempo la tributación de las ganancias, aplicándose el tipo reducido del 1%, sino que habrá logrado evitarla casi en su totalidad, ya que las ganancias quedarán sin tributación al no recoger el valor de cotización el valor teórico de estas acciones.