Turismo

Los hoteleros pagan el alza de precios con una caída de la ocupación del 4,7%

Cerca de 60 millones de viajeros se alojaron en los hoteles españoles durante el año 2002, cifra que apenas supone un incremento del 0,1% respecto a 2001, según los datos de la encuesta de ocupación hotelera difundida ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las pernoctaciones, por su parte, superaron los 220 millones, número que significa un descenso del 2,6% sobre el nivel alcanzado un año antes. No obstante, el comportamiento no fue homogéneo según el origen de los viajeros. Así, mientras las pernoctaciones de residentes en España se incrementaron un 1,5% respecto a las cifras de 2001, las de los extranjeros protagonizaron un notable retroceso del 5,1%.

Esta caída supone una de las mayores preocupaciones del sector, dado que los turistas extranjeros realizaron en 2002 el 61,1% de las pernoctaciones, y los residentes en España, el 38,9% restante.

NH HOTELES 2,41 -3,21%

Al margen del retroceso general en las pernoctaciones de residentes extranjeros, 2002 fue el año en el que los turistas británicos, con un incremento interanual del 2,4%, se situaron como el primer mercado emisor hacia España.

En sentido contrario, el mercado alemán, que fue el principal emisor en 2001, registró un descenso del 16,6% en sus pernoctaciones .

Además de los turistas alemanes, la evolución de las pernoctaciones fue también negativa para varios de los principales mercados emisores, destacando los casos de Suecia y EE UU con retrocesos que superaron el 8%. Estos malos resultados fueron compensados en parte por la mejora de franceses e italianos, que como en el caso de los británicos registraron aumentos de las pernoctaciones superiores al 2%.

Aumento de plazas

A esta caída de la ocupación ha contribuido también el aumento de la oferta. Los hoteles españoles ofertaron de media 1.079.355 plazas de alojamiento a lo largo del año pasado, lo que supone un incremento de 23.200 plazas respecto al parque de 2001, un 2,2% más, siendo los hoteles de cuatro y cinco estrellas los que concentraron los mayores crecimientos.

La conjunción de este aumento de las plazas, unido al descenso de las pernoctaciones y el encarecimiento medio de los precios son los factores que han influido en que el grado de ocupación por plazas cayera hasta el 55,3%, lo que representa el 4,7% menos que en 2001.

Por comunidades autónomas, Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y Canarias concentraron más de la mitad de las pernoctaciones de los españoles del pasado ejercicio, mientras que las islas Baleares y el archipiélago canario fueron un año más los destinos favoritos de los extranjeros.

Respecto a la evolución de los precios hoteleros, el índice, que elabora el INE, refleja una subida media del 4,9% en diciembre respecto al mismo mes del año anterior, en el que los precios crecían a un mayor ritmo, del 5,5%.

El aumento de precios afectó a todos los segmentos de la oferta, aunque destaca el encarecimiento medio del 8,6% registrado en los precios aplicados a los grupos, seguido de las tarifas de empresa (5,5%).

Por categorías, los establecimientos mantuvieron en diciembre la tendencia de los meses anteriores con mayores crecimientos en las categorías inferiores respecto a las superiores. El mayor aumento se registró en establecimientos de una estrella, que subieron un 11%, seguidos por los hostales de una estrella, con el 8,5%, y los hoteles de dos estrellas, con un 7,8% de encarecimiento medio.

La menor ocupación fue también responsable del descenso registrado en los ingresos medios por habitación, que cayeron un 1%.

Pérdida de competitividad

Frente a los datos del INE, el director de estudios de la patronal Exceltur, âscar Perella, afirmó ayer que las estadísticas del organismo oficial 'no son fiables porque no reflejan la dinámica de precios del sector al incluir sólo las tarifas oficiales sin tener en cuenta, ofertas, descuentos y otros precios especiales'.

Aunque admitió que la mitad de los establecimientos hoteleros han reconocido haber aumentado sus precios durante el año pasado, señaló cómo en el segmento de sol y playa todos los establecimientos 'se han visto obligados a bajar sus tarifas en 2002 para hacer frente a la contracción de la demanda'.

Asumió también que el último ejercicio se ha caracterizado también por una pérdida de competitividad de los destinos turísticos españoles, aunque atribuye este deterioro a 'la subida de la inflación en España, muy superior a la de nuestros competidores'. Respecto a las previsiones para este año, Exceltur contempla dos escenarios. Si no se desencadena la guerra en Irak, 'habrá una recuperación de visitantes y de ingresos, que se truncará si estalla el conflicto bélico'.

El Gobierno tacha de 'poco coherente' el encarecimiento

El secretario general de Turismo, Juan José Güemes, reiteró ayer la 'preocupación' del Gobierno por el repunte de los precios hoteleros en el último cuatrimestre del año pasado, que 'de consolidarse en los próximos meses reflejaría una política comercial poco coherente con el escenario económico internacional'.El secretario general, que calificó los resultados de ocupación hotelera en 2002 de 'moderadamente positivos teniendo en cuenta que España se ha comportado mejor que sus mercados competidores en Europa y el Mediterráneo', realizó un llamamiento a las empresas para que 'vuelvan a la política de moderación de tarifas emprendida en 2001 para recuperar una buena relación calidad-precio'. Güemes lamentó también la caída del 11,2% en las pernoctaciones de Baleares, 'destino que aporta casi una cuarta parte de las pernoctaciones españolas y que deteriora el resultado global, puesto que Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid y casi todas las comunidades del interior y del Cantábrico mejoraron sus niveles de pernoctaciones Para el responsable de la Administración Turística, la reducción de casi el 3% en la estancia media que refleja la encuesta de ocupación hotelera evidencia también un cambio en el comportamiento de los turistas, que prefieren hacer mayor número de viajes al año pero de menor duración. Otro factor que en opinión del secretario general ha influido en la caída de las pernoctaciones ha sido el aumento de la oferta hotelera en todos los destinos turísticos más importantes, con la única excepción de Baleares. En concreto, durante el año 2002, la oferta hotelera española ha aumentado a un ritmo de 25.000 plazas diarias, mientras que en Baleares se han reducido una media de 8.000. Recorte que, sin embargo, no ha ayudado a mejorar la ocupación media de las islas, que cayó casi un 8%.