Partido Popular

Dimite el 'número dos' de Fraga, arrastrado por la crisis del 'Prestige'

La aceptación de la dimisión de Cuiña, consejero de la Xunta desde 1990, se conoció a última hora de la tarde de ayer tras una reunión que el propio interesado mantuvo con Manuel Fraga en Santiago. Por la mañana saltó la noticia de que una de las empresas del holding propiedad de la familia del consejero de Política Territorial había vendido miles de trajes de agua y palas, material destinado a la limpieza del chapapote en la costa gallega.

Según informó la cadena Ser, la empresa de los Cuiña Gallega de Suministros Industriales vendió a la sociedad Peycar este material. Esta última ha tenido como clientes habituales en las últimas a la propia Xunta y a la empresa pública Tragsa.

El dueño de la empresa a través de la que se hizo la venta ha reconocido que fue la sociedad de los Cuiña quien les ofreció el material. José Manuel Cacabelos, uno de los propietarios de Peycar Pontevedra, manifestó, además, que los productos adquiridos superan el precio habitual de mercado. De momento, sólo hay una factura que reconoce esta sociedad, por importe de 40.000 euros. Con ella se pagaron el pasado 11 de diciembre 8.520 trajes de agua y 3.000 palas. Gallega Suministros Industriales tiene como administradora a María Isolina Crespo Taboada, una anciana de más de ochenta años, madre del ex consejero Cuiña. El hijo de éste, Rafael Cuiña, es director comercial y responsable de calidad.

El propio Fraga no descartaba ayer por la mañana que empresas familiares de Cuiña hubieran podido vender a otras sociedades material utilizado para la limpieza del fuel vertido por el Prestige.

Cuiña mantiene en la carta manuscrita de dimisión que ayer entregó a Fraga que las empresas de su familia 'no han cometido ninguna ilegalidad ni irregularidad'. Asegura, además, que considera 'un deber presentar mi dimisión'. 'Espero poder aclarar que las empresas participadas por mi familia no cometieron ninguna ilegalidad ni irregularidad sino, simplemente, una donación y una colaboración en el caso del Prestige', añade. Según afirma el ex consejero, las empresas de su familia cedieron gratuitamente contenedores por valor de 36.000 euros, informa Efe. Tragsa, la empresa encargada de la limpieza de las playas, negó toda relación con las sociedades familiares del ex consejero en la compra de material de limpieza.

Remodelación en ciernes

La dimisión de Cuiña se registra en vísperas de que el presidente de la Xunta aborde la remodelación de su Gobierno. Se da como segura la salida del mismo de las consejeras Manuela López Besteiro y Corina Porro, que serán candidatas a las alcaldías de Lugo y Vigo. Sin embargo, la dimisión del responsable de Política Territorial obligará a un cambio más amplio, que tal vez ayude a arrojar alguna clave sobre la futura sucesión de Manuel Fraga.

En los últimos días se habían recrudecido los enfrentamientos dentro del PP gallego, avivados por la crisis del Prestige y por la división de opiniones existentes en el Gobierno autónomo sobre la estrategia a seguir. El sector del partido encabezado por su secretario general, Jesús Palmou, había presionado, con el apoyo de la ejecutiva nacional del PP, para que Fraga se desprendiera de Cuiña, considerado como su eterno 'delfín', a quien siempre ha acompañado una negra leyenda de negocios oscuros.

El PSOE exigió ayer la intervención del fiscal general del Estado en el caso.