Bolsas en el Mundo

Wall Street sufre una leve caída con negocio mínimo

Los mercados estadounidenses reiniciaron la actividad tras la pausa navideña con el mismo tono de ambigüedad e indecisión. Un 0,34% bajó el Nasdaq y un 0,18%, el Dow Jones, después de llegar a ganar más del 1% casi toda la sesión. Los índices sufrían, así, la segunda sesión de pérdidas, después de los leves retrocesos del martes. Acompañó al ambiente de dudas la mínima cifra de actividad, en una sesión festiva para las Bolsas europeas.

Los analistas, por todo ello, se mostraban a la espera. 'Los factores que han erosionado los mercados en las últimas semanas siguen presentes. El precio del oro y del petróleo continúa muy alto, mientras el dólar se debilita. Todo ello indica que las preocupaciones sobre la situación económica y los riesgos geopolíticos todavía presionan', decía un experto.

Los pocos inversores que se animaron a entrar en el parqué recibieron algunas noticias positivas, como la nota optimista de los analista sobre los semiconductores o indicadores económicos de importancia menor. Pesaron, no obstante, los malos augurios de ciertas empresas y las crecientes tensiones internacionales. La política de ataques preventivos de EE UU amenaza ahora, además de Irak, a Corea del Norte.

Los informes de situación se centraban en un dato que, en otras circunstancias, hubiera pasado casi desapercibido, como es el de las peticiones semanales de subsidio de desempleo. La cifra de parados que solicitaron la ayuda se redujo en 60.000 personas, hasta un total de 378.000, la mayor caída en casi 16 meses. El dato fue muy bien recibido por los economistas.

Otra nota positiva vino de parte de Goldman Sachs, que mejoró la recomendación de dos grupos japoneses del sector de chips. El informe animó inicialmente la industria, aunque al final se impusieron las pérdidas como Intel, un 0,72%, y Applied Materials, el 0,58%.

Contribuyeron a la incertidumbre las distribuidoras, después de que Wal Mart recortara la previsión de ingresos de diciembre. Bajó sólo el 0,16% y lastró a otras firmas de ventas, entre otras, la de Internet Amazon, que cayó el 7,77%. Presionaron también las farmacéuticas. Pfizer cedió el 4% por las dudas sobre su fármaco Celebrex.

El bajo nivel de actividad también caracterizó la jornada en las Bolsas latinoamericanas. Los índices cerraron con resultados dispares, desde la caída del 1,33% que sufrió Brasil hasta el alza del 0,51% de México.

En São Paulo, los índices hacían una pausa tras las fuertes revalorizaciones recientes. En los que va de diciembre, el Bovespa suma un 7,7%. Los inversores, además, mostraban preocupación por la escalada del precio del petróleo y su posible impacto en la inflación. El real se situaba en 3,58 unidades por dólar.

El Merval, por su parte, cedió un 0,84%. La atención del mercado sigue centrada en la negociación del Gobierno con el FMI para alcanzar un acuerdo financiero.

La Bolsa de Tokio fue ayer la mejor de la región, con un avance del 2,34%, gracias al tirón de las tecnológicas de mayor peso. El Nikkei cerró en 8.700 puntos, el nivel más alto de las dos últimas semanas, si bien el volumen de negocio fue el más bajo del año.

Tokyo Electron, el valor más activo de la jornada, se anotó un alza del 3,24%. Otra empresa de semiconductores, Advantest Corporation, se revalorizó más del 4%. Ambas se beneficiaron de la mejora de recomendación por parte de Goldman Sachs.

El regulador del mercado, por su parte, anunció nuevas normas para aumentar la transparencia en los informes que emiten los analistas y favorecer su independencia, en línea con las normas que se han aprobado ya en Estados Unidos.

Entre las normas, se obligará a las firmas a separar la división de banca de inversión y de análisis. Las autoridades niponas han decidido endurecer las reglas después de los procesos abiertos en EE UU por conflictos de interés. La pasada semana, las firmas de Wall Street acordaron pagar más de 1.400 millones de dólares por estas prácticas.