Elecciones sindicales

UGT pedirá la revisión de la cláusula salarial en la banca y el fin del trabajo en sábado

Para UGT, la falta de una cláusula de revisión en el actual convenio colectivo ha hecho perder unos cinco puntos de poder adquisitivo a los trabajadores del sector en los últimos años, por lo que pide la revisión de la misma. Así lo dijeron en rueda de prensa el secretario general de la Federación de Servicios, Juan Sánchez, y el responsable de Banca, José Antonio Gracia, que presentaron el programa para las elecciones sindicales en el sector del 18 de diciembre.

UGT defenderá la recuperación del poder adquisitivo, una jornada semanal de 35 horas, con dos días seguidos de libranza, y propondrá la eliminación del trabajo los sábados, que actualmente se desarrolla por espacio de seis meses, entre el 1 de octubre y el 31 de marzo. Sánchez se opuso a la jornada partida y explicó que si la patronal de la banca cree necesario que las oficinas estén abiertas durante más horas, lo lógico es plantear turnos y contratar a más personal, pero no pretender prolongar el tiempo de trabajo a la actual plantilla.

José Antonio Gracia destacó otro de los aspectos que formarán parte de la plataforma de UGT para las elecciones y que se refiere a la eliminación de las prolongaciones de jornada, que redundan claramente en problemas de salud laboral, añadió. Concretó en fenómenos como las depresiones, el estrés o actuaciones de acoso moral en el sector. Criticó que algunas entidades presenten planes para conciliar la vida laboral y familiar y a la vez se sigan prolongando jornadas, dado que "así no hay posibilidad de conciliar nada", añadió.

Otras medidas que UGT defenderá de cara a las elecciones sindicales serán la eliminación de discriminaciones por edad o género a la hora de acceder a determinadas plazas, y la posibilidad de que se consolide salarialmente una parte de la retribución variable del empleado.

Según los datos facilitados por UGT, en las anteriores elecciones sindicales del sector de banca, CC.OO consiguió una representatividad del 54%, mientras que UGT tuvo un 38%.