Fusión

Aznar asegura que el Gobierno no defiende 'las ambiciones empresariales de nadie'

José María Aznar, advirtió ayer que su Gobierno no defiende el 'interés general de ninguna empresa', ni tampoco 'las ambiciones empresariales de nadie' en las condiciones que ha impuesto para la fusión de las plataformas de televisión digital.

Aznar explicó que el Gobierno ha tenido tres objetivos: competencia, pluralidad y garantizar el interés general de los consumidores. Precisó que el Ejecutivo ha querido la mayor pluralidad posible y que esta esté garantizada; además del 'mayor beneficio posible para los consumidores' y, por lo tanto, 'que exista una amplia competencia' y defender 'el interés general'.

'Todos los intereses sectoriales nos parecen muy respetables, los empresariales nos parecen dignos de tenerlos en cuenta, las ambiciones empresariales también, pero esa no es la tarea del Gobierno, sino garantizar la pluralidad, la competencia y un buen servicio a los ciudadanos', argumentó. Quiso dejar claro que se establecen condiciones nacidas del Tribunal de Defensa de la Competencia y de otros proyectos y aseguró que en esta cuestión, España no actúa de manera muy distinta a otros países.

El secretario general de PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, recordó el sábado en la XX Reunión que el Círculo de Economía, en Sitges, que el problema actual sobre la fusión de las plataformas digitales lo originó el mismo Gobierno cuando 'en su día montó e inspiró una plataforma alternativa, Vía Digital, a través de Telefónica, que no era viable' económicamente, informa Jordi Sacristán. En su opinión, ante el proceso de fusión de ambas compañías 'el Gobierno está hipotecado por sus actuaciones políticas y ha puesto condiciones sorprendentes para un Gobierno liberal'.

Zapatero, afirmó que el modelo de liberalización del Ejecutivo se caracteriza por un intervencionismo que incluso obliga a regresar a las tarifas reguladas, en alusión a las condiciones impuestas a la fusión de las dos plataformas.