Sanción

Bruselas multa a Lafarge con 249,6 millones por cartel

Lafarge, la mayor productora mundial de cemento, anunció ayer que recurrirá la multa que le ha sido impuesta por la Comisión Europea (CE) por organizar, junto a otras tres empresas, un cartel de larga duración, cerca de siete años, en el negocio del yeso.

La compañía francesa, cuyo valor en Bolsa descendió ayer un 0,51%, ha sido la que ha recibido la mayor sanción, 249,6 millones de euros, el equivalente a dos veces y media sus ventas anuales en Reino Unido y Francia, según señaló en un comunicado. El resto de las multadas han sido la británica BPB con 138,6 millones, la alemana Knauf con 85,8 millones y la belga Gyproc con 4,32 millones.

La multa global es la segunda mayor impuesta por Bruselas, tras la fijada en diciembre de 2001 contra el cartel de las vitaminas, de 855 millones. Respecto a Lafarge, se trata de la tercera mayor multa impuesta a una sola compañía por la CE.

Bruselas argumenta el elevado importe porque el pacto sobre los precios organizado por estas empresas ha afectado al 80% de los consumidores europeos, que configuran un mercado de 1.200 millones de euros. La Comisión especificó sobre la empresa francesa que quiere que la sanción garantice 'un efecto disuasivo real'.

Según informó Bruselas, BPB y Gyproc colaboraron con sus investigaciones antes del envío del pliego de cargos, lo que no hicieron Lafarge ni Knauf, lo que ha reducido las multas un 30% y un 40%, respectivamente. Las empresas disponen de tres meses para pagarlas.

Mario Monti, comisario europeo de Competencia, subrayó que el sector de la construcción 'constituye el pulso de la economía. El considerable importe de la multa refleja el tamaño del mercado, el impacto del acuerdo ilegal sobre el consumidor y el comportamiento reincidente de dos de las empresas'. Lafarge y BPB ya fueron sancionadas en 1994.

Las conspiraciones empezaron en 1992 entre las empresas BPB y Knauf. El Ejecutivo inició en 1998 una serie de inspecciones sorpresa. Hasta entonces, la Comisión estima que las cuatro compañías pactaron los precios del mercado del yeso en Reino Unido, Alemania, Francia y los países del Benelux.

Lafarge indicó que la actividad de placas de yeso 'sólo se desarrolló a partir de 1990 en prácticamente todos los países de Europa frente a competidores fuertes y bien implantados desde hacía tiempo, mediante considerables inversiones y en un contexto de bajadas importantes de los precios'. La compañía gala explicó que tiene una cuota en este mercado del 22% en Reino Unido y del 15% en Alemania, y que los precios en estos países son hoy, al igual que en 1998, menores que en 1990.