Informe

La OCDE pronostica un crecimiento anual inferior al 1% para Japón hasta 2005

La debilidad de la economía persistirá en Japón por, al menos, dos años más. Así lo sostiene la Organización Económica para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) en un informe anual sobre ese país publicado ayer. El organismo predice un crecimiento de entre 0,5%-1% para los próximos dos años, mientras que para el cierre de 2001 auguraba crecimiento cero o incluso negativo. No obstante, un economista de la OCDE, Yutaka Imai, reconoció ayer que es improbable que haya una contracción, una vez conocidos los datos del PIB del tercer trimestre, cuando la economía creció un 0,7%. El dato revisado del segundo trimestre apuntó un aumento del 1%.

'La recuperación ha estado basada en las exportaciones y en la corrección de los inventarios. Con las previsiones de la demanda interna débil, los riesgos son importantes', dice el informe.

La OCDE reconoce la mejoría que la economía nipona registró a mediados de año gracias a las exportaciones, pero la desaceleración económica mundial hace temer una recaída. En cuanto a la demanda interna, 'la continuada debilidad del mercado laboral contraerá el crecimiento del consumo a un 1% anual'.

Tampoco se prevén mejoras en los precios, por lo que la OCDE requiere nuevas medidas de política monetaria para frenar la deflación, en concreto, más liquidez. Ayer, el Banco de Japón adoptó el máximo nivel previsto, 20 billones de yenes (175.000 millones de euros), para dotar de liquidez al mercado.

La banca, por su parte, continúa en declive. Ayer, las acciones del primer banco mundial por activos, Mizuho, cayeron un 16%, y las de UFJ, un 10%, lo que llevó al índice Topix al mínimo en 18 años.

La caída de los bancos condujo al yen a su peor cambio frente al euro en tres años, hasta 123,17 unidades en Nueva York, su nivel más bajo desde agosto de 1999, aunque luego se recuperó hasta 123,02. El temor a que las reformas lleven a los bancos a una crisis y, por inyección de fondos públicos, pasen su control al Gobierno, está lastrando sus cotizaciones.