Reestructuración

Cable Wireless se retira de Estados Unidos y Europa y recortará 3.500 empleos

El grupo de telecomunicaciones británico Cable & Wireless ha anunciado hoy que su división Global, que suministra servicios de internet, recortará alrededor de 3.500 puestos de trabajo, a la vez que se retira de los mercados domésticos de la Europa continental y de Estados Unidos. La plantilla de la división Global quedará así con 9.000 trabajadores y ofrecerá servicios sólo a grandes empresas. El negocio en Reino Unido y Japón permanecerá intacto.

La medida ha sido menos drástica de lo esperado, lo que ha decepcionado a los inversores, y las acciones de C&W pierden en torno a una cuarta parte de su valor en el mercado londinense. La prensa británica había especulado con un posible recorte de 3.000 empleos y un coste de reestructuración de 1.572 millones de euros.

La compañía, que provee servicios de telecomunicaciones y mantenimiento a webs, ha dicho que la reestructuración costará alrededor de 1.257 millones de euros, y permitirá ahorrar unos 628 millones al año. La noticia ha llegado tras la presentación de resultados de C&W, que ha perdido unos 7.070 millones en el primer semestre, cuando en el mismo periodo de 2001, los números rojos ascendieron a 567 millones.

El director general de la compañía, Graham Wallace, admitió que "son medidas dolorosas en un mercado difícil" y aseguró que C&W "se compromete a alcanzar su objetivo de autofinanciación para la división internacional". La división Global había recibido un espaldarazo económico en septiembre con el objetivo de hacerla rentable en 2005.

La empresa invirtió unos 6.575 millones en la rama, antes de que los precios se colapsaran y pusieran en serias dudas el futuro de la actividad. Wallace anunció que con esta tajante reestructuración espera salir de los números rojos en marzo de 2004.