Móvil

Vodafone se dispara en Bolsa con un resultado mejor de lo previsto

Vodafone batió todas las previsiones con el anuncio ayer de los resultados correspondientes a su primer semestre fiscal, cerrado el 30 de septiembre, que se saldó con un incremento en sus beneficios antes de impuestos y cargas financieras del 41%, hasta los 6.640 millones de euros, gracias a su política de recorte de gastos y de mejora de márgenes. La firma de Chris Gent sigue todavía en números rojos, fruto de los excesos inversores de finales de los noventa y de la recesión global, pero ha logrado reducir sus pérdidas, después de amortización de fondo de comercio y cargas excepcionales, de los 15.200 millones de euros del pasado año a los 6.675 millones.

Según los analistas, la firma se encuentra en mejor forma que sus competidores europeos como France Télécom y Deutsche Telekom en lo que a volumen de deuda se refiere. Vodafone ha recortado de nuevo su deuda de los 18.750 millones de euros del pasado marzo a los 15.625 millones.

El dividendo interino de la compañía se duplicó y se situó en el 10% y el cash flow libre fue de 4.496 millones de euros. Los inversores de la City dieron la bienvenida a los resultados de Vodafone, lo que provocó un incremento del 12,7% en el valor de sus acciones al cierre de la sesión de la Bolsa de Londres.

Según Chirs Gent, su compañía está en estos momentos haciendo la transición hacia un nuevo modelo de crecimiento en el ámbito de la transmisión de datos, con el lanzamiento de nuevos servicios multimedia en redes GPRS, como Vodafone Live, anunciado hace unas semanas y del que ya dice tener 50.000 clientes.

Los datos suponen ya el 13,2% de la facturación global de la firma. Vodafone espera que este porcentaje sea de un 20% en 2004, empujado por los nuevos servicios.

Todo ello tiene como objetivo incrementar el ingreso medio por usuario, que fue de 308 euros en Alemania, 440 euros en Reino Unido, 345 en Italia y 374 en España, sus cuatro principales mercados en Europa.

La compañía tiene previsto lanzar su servicio de telefonía de tercera generación el próximo mes en Japón, donde su volumen de negocio de datos ya ha alcanzado el 20% de su facturación. Europa tendrá todavía que esperar para la nueva telefonía en redes UMTS hasta mediados del año que viene, que es cuando se espera que los terminales estén listos, aunque la firma ya ha iniciado pruebas en España, Italia, Reino Unido y Alemania.

Gent se refirió también ayer a la operación de compra del segundo grupo francés de telecomunicaciones, Cegetel, y volvió a insistir en que no tenía intención de aumentar la oferta realizada el mes pasado a sus socios en la firma. El presidente de Vodafone dijo que esperarán hasta el 10 de diciembre, que es cuando termina el plazo que tiene Vivendi (que cuenta con un 44% de Cegetel) para ejercer su derecho de compra preferente sobre las participaciones del 26% de BT y del 15% de SBC, para actuar. El directivo señaló que aún mantienen la esperanza de poder hacerse con la teleco francesa, pese a las últimas maniobras de Vivendi.

Vodafone, que está presente en 28 países de forma directa, aumentó sus clientes un 12% en su primer semestre, hasta los 107,5 millones. El total de usuarios a través de participaciones en otras compañías asciende a 273 millones, de los que 8,26 millones están en España, donde actualmente tiene una cuota de mercado del 25%.