Internacional

La AIE asegura que la OPEP ha abandonado el sistema de cuotas

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha abandonado su sistema de cuotas de producción y ha aumentado la oferta de crudo para aprovechar la coyuntura de precios altos. Así lo considera la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que agrupa a los países consumidores, en su informe mensual, publicado ayer.

La producción total de la OPEP ascendió en octubre a 26,63 millones de barriles diarios, lo que supera por primera vez los niveles de producción de 2001. El principal incremento vino de Irak, que elevó su producción 570.000 barriles, hasta llegar a 2,45 millones de barriles diarios.

La producción iraquí está administrada por la ONU dentro del programa Petróleo por Alimentos. Este acuerdo vence el próximo 25 de noviembre y debe ser renovado. Tradicionalmente, Irak suspende sus exportaciones durante la renovación para protestar por el embargo impuesto por EE UU. Con la renovada presión de la Administración Bush sobre Irak, Bagdad constituye un 'elemento de riesgo' para los precios, según señala la AIE.

La OPEP-10 (excluido Irak) produce el 40% del petróleo mundial. El cartel intenta controlar el precio restringiendo la producción. La cuota fijada es de 21,7 millones de barriles diarios, la más baja en 10 años. Pero la AIE estima que la producción real llegó en octubre a 24,18 millones de barriles diarios, 2,48 millones por encima del objetivo. Arabia Saudí y Venezuela son los principales responsables de los últimos aumentos. 'Queda cada vez más claro que la OPEP-10 ha decidido no centrarse en sus objetivos de producción, sino en aumentar su oferta para beneficiarse de que los precios están relativamente altos', explica la AIE.

Esta visión coincide con la del Gobierno de EE UU. 'La cuota de la OPEP ya no representa una guía fiable para ver la evolución de la producción del grupo', señala el Departamento de Energía.

La exportación de petróleo es la mayor fuente de ingresos en divisas para los miembros de la OPEP. Los ingresos per cápita en el cartel han ido cayendo desde principios de los ochenta. EE UU estima que los ingresos ascenderán este año a 177.700 millones de dólares (una cantidad similar en euros), un 27% menos que en 2000. La OPEP trata de aprovechar la coyuntura de precios para mejorar sus cuentas.

El precio del brent, el crudo de referencia en Europa, ha caído un 22% desde el máximo anual de 29,1 dólares alcanzado en septiembre. La AIE afirma que esta bajada se debe al 'creciente aumento de la oferta'. Las expectativas de una solución diplomática a la crisis de Irak también han impulsado el descenso. El barril de brent cotiza a menos de 24 dólares, 80 centavos menos que el promedio anual, pero seis dólares más que la media de 1999, última crisis en los precios. La cesta de siete crudos con la que la OPEP evalúa el mercado lleva ocho meses sobre los 22 dólares, el precio mínimo que el cartel considera como 'adecuado'.

La falta de pulso de la actividad económica e inversión mundial sigue pesando en el consumo. La AIE mantuvo en su informe las previsiones de demanda en 76,7 millones de barriles, 190.000 barriles más que el año pasado.