Corrupción

El PP respalda que Rato aporte más información sobre el 'caso Gescartera'

El diputado del PP Vicente Martínez-Pujalte expresó ayer la disposición de su partido a que el vicepresidente segundo, Rodrigo Rato, comparezca de nuevo en el Congreso para aportar nueva información sobre el caso Gescartera ahora que la investigación judicial avanza. Pujalte advirtió que esta comparecencia se celebrará en todo caso en abierto y que al final se terminará por conocer la verdad 'como ocurrió con la corrupción en la etapa de los Gobiernos socialistas'.

Además de solicitar la comparecencia del vicepresidente segundo, el PSOE pidió ayer al Gobierno que traslade al Congreso los informes que ha elaborado la Policía y la Comisión de Blanqueo de Capitales sobre el papel del Hong Kong and Shanghai Bank Corporation (HSBC) en la trama de Gescartera. Según el portavoz socialista, Jesús Caldera, 'Rodrigo Rato está protegiendo este banco por el crédito de 540 millones que recibió' a través de la sociedad Muinmo. Por eso, argumentó, el Gobierno no ha acudido ni a la fiscalía ni a instancias judiciales europeas para obligar al HSBC a desvelar la identidad de los titulares de las 138 cuentas opacas que el propio Banco de España ha ligado al caso Gescartera.

Izquierda Unida y el Grupo Mixto pedirán hoy en el Congreso la reapertura de la comisión de investigación ya que consideran, junto al PSOE, que se cerró en falso. La Mesa de la Cámara Baja ya ha admitido a trámite la comparecencia del gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, quien ya informó a los diputados de su impotencia para averiguar quién se encuentra detrás de las cuentas opacas del HSBC. Según Caldera, la posible imposición de una multa de dos millones de euros a esta entidad por parte del Ministerio de Economía 'es una broma' si se compara con el montante del dinero estafado a los clientes de la entidad, en total más de 108 millones de euros.

La jueza de la Audiencia Nacional Teresa Palacios tomó declaración ayer como imputada a Inmaculada Baltar, secretaria del propietario de Asesoría de Gestión y Patrimonio (AGP), Aníbal Sardón, que el pasado lunes ingresó en prisión por apropiación indebida y estafa. Baltar negó que AGP cobrara de Gescartera un 2% de comisión sobre las inversiones que captaba. En su anterior declaración como testigo afirmó que sí se cobraban comisiones.

En cuanto a los documentos sobre las relaciones de AGP con Gescartera, declaró que ella sólo se dedicaba a redactarlos pero que no sabía explicarlos. Admitió que ella realizó los cuadros de inversiones que se incautaron a Sardón pero afirmó que se trataba de hacer simulaciones de inversiones para convencer al propietario de Gescartera, Antonio Camacho, de que AGP era rentable. Es la misma versión que ofreció Sardón y que las acusaciones consideran falsa.

Sospechas de la acusación

Baltar reconoció que cobraba 500.000 pesetas (3.000 euros). Llama la atención que su sueldo fuera el doble que el que percibía Sardón. Inmaculada Baltar llegó a invertir 45 millones de pesetas (270.455 euros). Las acusaciones sospechan que desde AGP se invertía en Gescartera de forma sistemática pero no ingresaban el dinero, sino que se servían del que depositaban los inversores.

Fuentes jurídicas indicaron que algunos comerciales cobraban las comisiones de AGP, que luego reclamaba a Gescartera. En el Banco Vasconia AGP tenía una cuenta abierta en la que se recibía una transferencia fija de Gescartera. Hoy declaran como imputados el ex director del HSBC Investment Bank en España Salvador Pastor y el ex asesor jurídico y consejero de esta entidad bancaria Francisco José Bauzá.