Balance

La crisis latinoamericana continúa lastrando los resultados de la gran banca española

La gran banca no logra recuperarse del varapalo de la crisis latinoamericana, después de que el semestre pasado fuera considerado uno de los peores periodos en la historia de la gran banca española. El beneficio de las cinco grandes entidades españolas cayó un 10,5% en el tercer trimestre del año. El efecto de la crisis argentina ha sido determinante en esta desaceleración trimestral.

El beneficio neto atribuido del banco Santander Central Hispano (SCH), Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), La Caixa, Banco Popular y Caja Madrid se ha situado en el tercer trimestre del año en 4.983,9 millones de euros frente a los 3.235 millones de euros cosechados entre enero y junio de 2002.

BBVA 4,86 0,70%
SANTANDER 2,62 -0,04%

SCH, BBVA reducían su beneficio semestral respecto a los del mismo periodo del pasado ejercicio, una situación que rara vez se había producido en la historia de estas entidades, en tanto que Caja Madrid y el Banco Popular y la La Caixa mantenían la tendencia alcista y registraban un aumento de sus resultados del 7%, 11,6%, y 12,5% respectivamente.

Las dos grandes entidades bancarias, SCH y BBVA, no han podido mantener en el tercer trimestre una evolución positiva en sus resultados, debido a la nula aportación de sus filiales argentinas y al efecto negativo que han tenido las devaluaciones de diversas monedas latinoamericanas, lo que ha obligado a ambas a revisar sus previsiones para el 2002.

El Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) consiguió en los nueve primeros meses del año un beneficio neto atribuido de 1.655 millones de euros, lo que representa una rebaja del 8,9% respecto a los resultados obtenidos en ese periodo de 2001. Estos resultados están ligeramente por debajo de las previsiones de los analistas, que estimaron un descenso del beneficio del 8,3%.

La devaluación de las monedas locales latinoamericanas (sobre todo, el real brasileño) y de la volatilidad de los mercados lastró también los resultados en este periodo del Santander Central Hispano (SCH), que cerró con un beneficio atribuido de 1.721,9 millones de euros, un 13,59% menos que un año antes.

Por el contrario, el beneficio neto del Banco Popular subió un 11,6% hasta los 472,8 millones de euros, manteniendo las previsiones, y remarcando su intención de realizar nuevas inversiones con la adquisición el próximo mes de noviembre del banco portugués Nacional de Crédito Inmobiliario (BNCI), para lo que estudia una ampliación de capital.

Asimismo, el beneficio neto atribuido del grupo Caja Madrid creció un 7% respecto al mismo periodo del pasado año, hasta los 432,7 millones de euros. Esta cifra supone un incremento del 7% respecto al mismo periodo del pasado, después de que sus beneficios en el primer semestre crecieran por encima del 10%, hasta los 324 millones de euros. Por su parte, los de La Caixa supusieron un aumento del 12,5% hasta situarse en 701,5 millones de euros.

La salud de la banca

Los responsables del Banco de España están dispuestos a defender la salud de la banca española ante la crisis latinoamericana y en sus intervenciones públicas no pierden la ocasión de insistir en la resistencia de las entidades, a pesar del fuerte descenso de la capitalización bursátil en los últimos meses y del recorte de los beneficios previstos. El gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, ha subrayado la capacidad de generar recursos y de gestionar riesgos de los bancos españoles. Por su parte, el subgobernador, Gonzalo Gil, recalcó la pasada semana en esta idea, y durante un discurso pronunciado dentro del ciclo de conferencias de la Fundación Pedro Barrié de la Maza aseguró que la evolución de las inversiones realizadas en América Latina por los grandes grupos bancarios españoles 'no pone en cuestión los rasgos básicos de la situación del sistema bancario español, que se caracteriza por ser saneado, rentable, eficiente y estable'.