_
_
_
_
Oriente Próximo

La financiación de los asentamientos pone en crisis al Gobierno israelí

El Gobierno israelí de unidad nacional está al borde del colapso. El Partido Laborista amenaza con votar hoy en contra de los Presupuestos para 2003, si no se reducen en alrededor de 700 millones de shekels (unos 149 millones de euros) las subvenciones destinadas a los asentamientos judíos en territorio palestino.

Sin el apoyo de los 25 escaños laboristas, la coalición del primer ministro, Ariel Sharon, contaría sólo con 55 asientos de los 120 que tiene el Parlamento. Sharon ha acusado al ministro de Defensa, Benjamin Ben Eliezer, de originar artificialmente la crisis con el único objetivo de ganar la presidencia del Partido Laborista en las elecciones internas del 17 de noviembre.

Es probable que el Presupuesto pase la primera de las tres lecturas legislativas. Formaciones ultraderechistas, como el partido Ysrael Beitenu y el ultraortodoxo Shas, han anunciado que votarán a favor. Las alternativas de Sharon son las de formar una peligrosa alianza con la ultraderecha o adelantar las elecciones presidenciales, previstas para octubre de 2003.

Por otra parte, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yasir Arafat, logró ayer que el Parlamento aprobase su nuevo Ejecutivo. El Gobierno está compuesto por 19 ministros, de los que cuatro son nuevos. Destaca la figura de Hani Al-Hassan como nuevo responsable de Seguridad. La Administración estará en funciones hasta enero, cuando se celebrarán las nuevas elecciones palestinas.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_