Competencia

Bruselas expedienta a España por imponer barreras legales a la entrada de EdF en Hidrocantábrico

La Comisión Europea ha decidido abrir expediente sancionador a España e Italia por las barreras legales que estos países utilizaron en 2001 para impedir o dificultar la entrada de æpermil;lèctricité de France (EdF) en la eléctrica española Hidrocantábrico y en la italiana Montedison.

Se trata del primer trámite del procedimiento, por lo que Madrid y Roma tienen ahora un plazo de dos meses para responder a las preocupaciones de Bruselas, indicaron las fuentes.

La legislación cuestionada es el Real Decreto que el Gobierno español utilizó para limitar al 3% los derechos de voto de Electricidade de Portugal y Enbw (participada por EdF, el casi-monopolio público francés en el sector eléctrico) en el consejo de administración de Hidrocantábrico.

Madrid levantó posteriormente esta limitación cuando el Gobierno francés accedió en la cumbre de Perpignan a incrementar la interconexión eléctrica entre ambos países.

Las amonestaciones suceden al examen que la Comisión Europea ha realizado a las legislaciones española e italiana a la luz de la sentencia que el Tribunal de la UE emitió en junio sobre la "acción de oro", el derecho de veto que los gobiernos mantienen sobre compañías privatizadas.

Las ayudas del Gobierno francés, en entredicho

Por otro lado, la Comisión Europea decidió hoy emprender una investigación en profundidad sobre un supuesto desembolso de ayudas públicas ilegales por parte del Gobierno francés a su compañía pública EdF.

Las ayudas en cuestión se habrían ejecutado en calidad de créditos blandos y exenciones fiscales, y alcanzaría un valor conjunto cercano a los mil millones de euros. Si, trascurrido el proceso, Bruselas las considera las ayudas ilegales, podría ordenar a EdF el reembolso de las mismas.

La apertura de un expediente sancionador de Bruselas contra el grupo estatal Electricité de France (EDF) llega en un momento inadecuado, precisamente ahora que Francia da señales de apertura de su mercado eléctrico, indican fuentes del Gobierno francés.

El Gobierno francés ha anunciado en las últimas semanas su intención de llevar a cabo una apertura minoritaria del capital de EDF, en parte para acabar con las resistencias de otros países, y en parte para que la empresa pueda acceder a una financiación suficiente en los mercados.