Crisis

France Télécom pide apoyo al Estado como accionista mayoritario, según §Le Monde§

La dirección de France Télécom ha pedido apoyo al Estado francés, en su calidad de accionista, para hacer frente a la delicada situación financiera en la que se encuentra, y considera que la demanda "no es ilegítima" después de los beneficios que han recibido las arcas públicas del operador público.

En un artículo publicado hoy en el diario "Le Monde", el director financiero de France Télécom, Jean-Louis Vinciguerra, subraya que dada la situación actual, la compañía tiene que "pedir el apoyo temporal de su accionista principal para pasar este momento difícil".

El directivo argumenta que "no es ilegítimo que un accionista mayoritario (el Estado francés conserva algo más de la mitad del capital), que ha aprobado la estrategia de su filial y las modalidades financieras de su puesta en marcha aporte ese apoyo teniendo en cuenta la crisis excepcional que atraviesan los mercados financieros".

La ministra francesa de Industria, Nicole Fontaine, consideró el pasado fin de semana que un préstamo garantizado por el Estado no bastará para ayudar de forma duradera a France Télécom y podría ser obstaculizado por las autoridades europeas de la competencia.

En su lugar, Fontaine afirmó que el plan de salvamento del operador público pasa por "una combinación de soluciones" que debe tener en cuenta "el interés de los empleados y de numerosos pequeños accionistas". Vinciguerra recuerda que entre 1994 y 2001, el grupo le reportó al Estado 35.000 millones de euros entre impuestos, dividendos y cesiones de participaciones en bolsa.

Y aunque admite que ha habido dos fracasos en la gestión -con NTL y MobilCom-, que han lastrado el pasivo y representan el 15% de la deuda del grupo, que se acerca a los 70.000 millones, opina que eso "no debe hacer olvidar el extraordinario trabajo realizado por (su presidente) Michel Bon, y por sus equipos".