Libro Blanco

Los expertos piden a Rato que otorgue a la CNMV mayor poder sancionador

El presidente de la comisión de expertos que ha elaborado el Libro Blanco para la reforma de la contabilidad en España, José Antonio Gonzalo Angulo, reclamó ayer la creación, en el seno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), de un comité especial que tenga capacidad para sancionar a las compañías que no reflejen fielmente y con transparencia su situación contable.

'Pedimos que la capacidad sancionadora sea un poco más efectiva, por eso hemos recomendado la creación de ese comité dentro de la CNMV', explicó Gónzalez Angulo durante la presentación, ayer en Madrid, del Libro Blanco de la contabilidad, en un acto presidido por el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato.

El libro contiene un amplio conjunto de recomendaciones al Gobierno para la armonización y modernización de la normativa contable española que, según sus autores, debe llevarse a cabo sin coste fiscal para las empresas y teniendo en cuenta las características de las sociedades españolas, en su mayoría pymes.

La comisión de expertos recomienda adaptar la normativa contable española a los criterios contables internacionales y que se inicie un proceso gradual y continuo de reforma del derecho contable. Para la elaboración de las cuentas individuales de todo tipo de empresas, recomienda la aplicación de la normativa contable española, que debería contener criterios de valoración y presentación compatibles con las normas internacionales de contabilidad adoptadas de acuerdo con el procedimiento establecido en el reglamento europeo (NIC/NIIF).

Para las cuentas consolidadas de los grupos no cotizados en mercados regulados, la comisión de expertos opina que sería adecuado que cumplieran los criterios NIC/NIIF previamente adoptados por la normativa contable española. Los grupos cotizados, de acuerdo con el Reglamento del Parlamento y del Consejo Europeos de aplicación de normas internacionales de contabilidad, caen fuera de la soberanía nacional.

La comisión de expertos recomienda la incorporación del valor razonable, incluido en una nueva directiva comunitaria, a la normativa española para determinados instrumentos financieros, con carácter obligatorio y aplicable tanto en cuentas individuales como en consolidadas.

En lo referido a las pequeñas y medianas empresas el Libro Blanco plantea la simplificación de las obligaciones contables. Con este fin, se propone, por una parte, el establecimiento de un modelo de llevanza de la contabilidad que simplifique al máximo la tarea de elaborar las cuentas anuales y facilite a las pequeñas empresas el cumplimiento de sus obligaciones contables.

Por otra parte, la comisión recomienda establecer un modelo de cuentas anuales simplificadas que se adapte las pequeñas empresas (individuales o societarias) y pueda ser utilizado bajo determinadas circunstancias.

'Igual que creemos que la información de las empresas tiene que ser mucho más completa y transparente, también pensamos que las empresas más pequeñas tienen que ser descargadas de sus obligaciones contables', resumió el presidente de la comisión.

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía reconoció que la conclusión de los trabajos de la comisión coincide con un momento en el que existe un debate mundial sobre los sistemas contables de los diferentes países, tras detectarse graves irregularidades en la contabilidad de algunas compañías norteamericanas.

Rodrigo Rato destacó también que el Gobierno continúa trabajando en la reforma del reglamento de las ofertas públicas de adquisición de acciones (opa) en cuanto a la participación de los accionistas minoritarios y la definición de toma de control.

Rato recordó que paralelamente a los trabajos de la comisión que ha elaborado el Libro Blanco de la contabilidad, se está trabajando en lo relacionado con el buen gobierno de las empresas través de la denominada comisión Aldama.

'A lo largo de los próximos meses ', continuó el ministro de Economía, veremos iniciativas del Gobierno recogiendo recomendaciones tanto de esta comisión que hoy presenta sus trabajos como de la que encabeza el señor Aldama'.

Rodrigo Rato remitió a enero de 2005 como fecha límite fijada por el conjunto de los países europeos para la entrada en vigor de la nueva normativa.

Hacia un solo organismo que elabore las normas

José Antonio Gonzalo Angulo aconseja que sea un único organismo, en lugar de los varios existentes en la actualidad, el que elabore las normas contables con el fin de que éstas sean más eficaces. 'Desde la comisión recomendamos el establecimiento de un solo órgano contable emisor de normas en España. Debe ser un organismo público, recomendamos que sea el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), si bien la emisión de normas debe hacerse por un comité dentro de este órgano en el que la mitad de sus miembros sean representantes de distintos organismos públicos y la otra mitad esté compuesta por expertos privados'. El presidente de la comisión de expertos que ha elaborado el Libro Blanco de la contabilidad aboga también por la creación de un comité consultivo con participación de todos los miembros afectados. Gonzalo Angulo reconoció ayer que no basta con la recomendación de nuevas normas de contabilidad recogidas en los trabajos recién presentados. 'Uno de los aspectos más importantes de la función de la comisión está más allá de la contabilidad', explicó, abogando por la traducción política de estas recomendaciones. Para el presidente de la comisión, aunque 'el periodo de turbulencia económica que tenemos ahora ha dado más relevancia a la presentación del libro que, de no ser por dicha situación, habría pasado más desapercibida; toda reforma contable tiene una voluntad política que ha de traducirse en unas normas y en vigilar que éstas se cumplan'. 'Nos preocupa la conjunción entre la modernización contable y la voluntad política para crear mecanismos para que esas reformas sean eficaces', precisó Gonzalo Angulo. En esta idea de la eficacia, el presidente de la comisión de expertos pidió también una capacidad sancionadora 'un poco más efectiva'.