Visita

Los bancos españoles confirman a Malan su continuidad en Brasil

Malan quiso aclarar que su visita a Madrid, tras la que seguirán Londres y París, hoy y mañana, no tenía el objetivo de pedir más crédito ni más inversiones, sino que pretendía 'demostrar nuestra confianza en que vamos a superar esta crisis y explicar cómo vemos la evolución de la economía en los próximos meses', afirmó. 'Sería ingenuo por nuestra parte exigir una especificación de los compromisos de inversión y de crédito de cuánto y hasta cuándo', dijo el ministro.

No obstante, consideró satisfactorio el compromiso conseguido, una ratificación de lo acordado en Nueva York el mes pasado con varios bancos extranjeros, entre ellos el BBVA y el Santander, que se comprometieron a mantener su actividad en el país.

'El punto importante es que los empresarios han reafirmado su visión positiva de medio y largo plazo y su deseo de seguir en la economía brasileña', señaló el ministro brasileño. Malan se reunió en Madrid con representantes de Telefónica, Endesa, Repsol YPF e Iberdrola y con el ministro de Economía, Rodrigo Rato, quien destacó 'la solidez' de la economía brasileña y celebró la visita a las 'principales plazas financieras del mundo', informa Efe.

El ministro brasileño, junto al presidente del Banco de Brasil, Armínio Fraga, inició en Nueva York una gira para tranquilizar a los inversores extranjeros y mantener las líneas de crédito para sus exportadores, en riesgo por la incertidumbre creada por las elecciones de octubre y el contagio de la crisis argentina.

Por la tarde, el titular brasileño se reunió con Francisco Luzón, consejero director general responsable de Latinoamérica del SCH, y con José Ignacio Goirigolzarri, consejero delegado del BBVA, los dos bancos españoles con más presencia en el país. 'Se han comprometido a preservar el nivel de negocio, lo que incluye la línea de crédito comercial', aseguró Malan.

El ministro presentó la recuperación de la economía brasileña y destacó la buena situación de la balanza comercial. Según explicó, las previsiones de obtener 5.000 millones de dólares (una cifra similar en euros) de superávit comercial se han visto superadas y ya se apunta a los 7.000 millones.

En cuanto al contagio de la crisis argentina, el ministro brasileño criticó la percepción de que todos los países de la región son iguales. 'La situación no es la misma en Brasil', aclaró. También rechazó la idea de que el real sufra una continua depreciación. La moneda protagonizó una caída vertiginosa desde abril hasta agosto, desde las 2,26 unidades por dólar hasta las 3,46. Desde entonces ha mejorado, ayer se cambiaba a 3,1 unidades por dólar.

Malan elogió el acuerdo alcanzado a primeros de agosto con el Fondo Monetario Internacional (FMI), por el que le concedió un crédito de 30.000 millones de dólares, de los que 24.000 millones corresponderán a la siguiente legislatura, que comenzará en enero, y rechazó la idea de haberse sometido a los dictados del Fondo. Según Malan, el mayor requisito para la concesión del crédito es el mantenimiento de un superávit fiscal del 3,75% del PIB, algo que, 'precisamente, el Congreso ya había aprobado'. 'No sentimos que sean imposiciones externas. No hay en Brasil ningún complejo de inferioridad', añadió.

Malan mostró su confianza en que todos los candidatos a la presidencia cumplan el compromiso adquirido con el Fondo y reconoció como principal riesgo de la economía el estallido de un conflicto en Irak.