Inmobiliario

Madrid aprueba el mayor proyecto urbanístico de la década

Apesar de que en los procesos urbanísticos hablar de plazos es referirse siempre a periodos muy largos, ayer se puso la primera piedra virtual de la futura ciudad de Valdecarros, ya que las cifras del proyecto son equiparables al segundo municipio de la región en importancia después de la capital, Móstoles.

Así, el barrio de Valdecarros, que debe su nombre a la antigua gran afluencia de carros que registraba este valle, contará con una extensión global de 18,6 millones de metros cuadrados y estará situado junto al trazado de la M-50 y la M-45 y lindante con el parque lineal del Manzanares, ya que unirá las proximidades de la carretera de Valencia (N-III) con la N-IV o carretera de Andalucía.

De cumplirse las cifras de edificabilidad previstas (más de 52.000 pisos en más de 7,7 millones de metros cuadrados), en los próximos 10 años culminará un gran desarrollo urbanístico capaz de acoger a una población que oscilará entre los 150.000 y 200.000 habitantes.

Tanto Cortés como Del Río coincidieron en destacar que la mitad de la extensión con que contará Valdecarros estará destinada a servicios generales, tales como infraestructuras viarias o zonas verdes. Entre estos proyectos destaca la construcción de un gran pulmón verde para unir el parque lineal del Manzanares con el parque regional, en los ejes de los cauces bajos de los ríos Manzanares y Jarama.

Al mismo tiempo está previsto construir una gran vía articuladora que conectará este desarrollo con la vega del Manzanares, la M-40 y la M-50, con accesos a la M-45.

En cuanto a la inversión que movilizará este proyecto, ninguno de los dos dirigentes presentes ayer en el acto protocolario de la firma del convenio quisieron avanzar una cifra.

Dotaciones olímpicas

Tan sólo confirmaron que el coste de urbanización de un metro cuadrado ronda los 60,10 euros, y que el de construcción está fijado en unos 600 euros, por lo que según las primeras estimaciones, la inversión inicial superará con creces los 47 millones de euros.

Eso sí, más del 99% del gasto previsto será atribuido a la iniciativa privada, ya que las grandes infraestructuras previstas están ya en funcionamiento o en obras, por lo que su presupuesto no entra dentro de este desarrollo.

La comunidad cuenta en este enclave con 1,3 millones de metros cuadrados de suelo, lo que permitirá que el Ivima construya más de 1.600 viviendas públicas. Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid tendrá derecho al 10% de aprovechamiento de la superficie edificable, más de 700.000 metros cuadrados, tal y como establece la ley del suelo, además de los 400.000 metros cuadrados de los que ya dispone, por lo que calcula poder edificar unas 7.000 viviendas públicas.

Por último, el consejero confirmó que debido a las exigencias que establece la organización acerca de la concentración de las instalaciones que forman parte de la villa olímpica, Valdecarros no albergará finalmente ninguna dotación de este carácter de cara a promover la candidatura de Madrid 2012 y todos los servicios que inicialmente estaba previsto construir en este barrio se ubicarán finalmente en el entorno del estadio de La Peineta.

Una vez firmado este convenio, el Ayuntamiento debe tramitar el plan parcial, que ya ha sido remitido, como paso previo al inicio de todos los proyectos de obra en los ámbitos residencial, social y medioambiental. Para la próxima primavera podría estar aprobado, una vez superado el periodo de información pública y alegaciones.