Alemania

La Deutsche Börse relaja las normas de expulsión de los índices

La Deutsche Börse, sociedad que gestiona la Bolsa de Francfort, ha cambiado la regulación sobre los cambios de composición de los índices para facilitar la expulsión de compañías sin tener que esperar a las reuniones establecidas para tales eventos.

Bajo la nueva normativa de la Deutsche Börse una compañía podrá ser expulsada de los índices Dax, MDax, SDax o Nemax 50 en cualquier momento si el número de acciones de la misma disponibles en el mercado (capital flotante) se sitúa por debajo del mínimo del 5% o si la empresa en cuestión se declara en suspensión de pagos. En caso de que la Deutsche Börse decida aplicar esta nueva regla, los valores afectados dejarían de cotizar un día después del anuncio.

La sociedad que gestiona la Bolsa de Francfort pretende mejorar la calidad de sus índices con esta normativa. Hasta ahora sólo podía efectuar cambios durante las reuniones establecidas para tal efecto una o dos veces al año y pretende reaccionar así con mayor rapidez a fusiones, quiebras o cambios importantes en la capitalización de las empresas.

La Deutsche Börse aprobó los cambios el pasado martes, cuando anunció la expulsión de Degussa del Dax en sustitución de la farmacéutica Altana.

La decisión se produce después de que compañías como Babcock Borsin y Cargolifter, ambas en suspensión de pagos, permanecieran en el índice MDax hasta que tuvo lugar la reunión sobre los cambios de composición de los índices. El martes fueron expulsadas.

Una empresa también puede ser expulsada de los índices Dax o MDax en cualquier momento si deja de estar entre las 45 primeras en términos de capitalización de mercado y volumen de negocio en el caso del Dax o si se sitúa por debajo de las 140 primeras del MDax.

UAL cae el 48% desde el viernes y es la peor en el año

Descalabro de UAL, matriz de United Airlines, en Bolsa. Los títulos de la aerolínea caen el 48,3% en la semana. En lo que va de año es además la peor del sector estadounidense, con un retroceso del 80,4%. United Airlines ha reconocido la posibilidad de suspender pagos si no logra financiación. El Congreso de EE UU aprobó tras los atentados del 11 de septiembre ayudas para el sector por valor de 5.000 millones de dólares y la posibilidad de que las compañías lograran préstamos garantizados por el Gobierno por un total de 10.000 millones de dólares. La solicitud de 1.800 millones de dólares por parte de United Airlines ha sido rechazada por el Gobierno estadounidense. En las últimas semanas varios analistas vienen advirtiendo que la compañía tendrá que dejar de operar si no logra financiación.