Crisis latinoamericana

Uruguay aprueba el Fondo de Estabilidad Bancario

El Gobierno de Uruguay logró ayer que el Senado primero y el Parlamento después aprobaran su proyecto de Fondo de Estabilidad del Sistema Bancario. Este proyecto, necesario para tratar de atajar la crisis de liquidez que ha obligado a cerrar cinco días las entidades bancarias, era clave para poder recibir 1.500 millones de dólares de ayudas de los organismos multinacionales de crédito. A primeras horas de la noche de ayer se desconocía si iba a dar tiempo a liberar las ayudas y, consecuentemente, a poder abrir las entidades bancarias hoy.

De esos 1.500 millones de dólares, 800 millones procederán de organismos internacionales y 700 millones serán un adelanto de los 3.000 millones ya aprobados por el FMI para Uruguay.

El proyecto para fortalecer el sistema bancario incluye un fraccionamiento de hasta tres años de los vencimientos de los depósitos a plazo fijo en los bancos estatales Banco de la República Oriental del Uruguay y Banco Hipotecario.

La prórroga será de un año para el 25% del total del depósito; de dos años para el 35%, y de tres años para el restante 40%, con el pago de intereses trimestrales y con tasas preferenciales sobre las acordadas. El ministro de Economía uruguayo, Atchugarry, señaló ayer que los depósitos en cuentas corrientes y cajas de ahorro no se verán afectados, y 1.100 millones de dólares de la ayuda internacional serán destinados a respaldarlos.

El ministro de Economía fue tajante al afirmar que 'no habrá un centavo más' para ayudar a los bancos en apuros, y anunció la liquidación de dos entidades financieras intervenidas desde junio y suspendidas desde la pasada semana, los bancos de Montevideo y Caja Obrera, ambos propiedad del grupo uruguayo-argentino Velox.

Otros dos bancos, el Comercial y el del Crédito, también tienen problemas.