Acuerdo

Pfizer compra Pharmacia por 60.000 millones y consolida su liderazgo

Pfizer ha vuelto a dar un golpe de efecto en el sector farmacéutico con el anuncio de la adquisición de Pharmacia. Después de ocho meses de estabilidad en el sector, el grupo norteamericano se ha propuesto consolidar su posición de líder en el mundo. La compañía norteamericana emitió ayer un comunicado en el que anunció la operación por un total de 60.000 millones de dólares. La nueva Pfizer generará una facturación agregada de 48.000 millones de euros y aumentará un 60% su potencial de investigación hasta 7.000 millones.

Precisamente, éste es uno de los aspectos que destacó en el comunicado el consejero delegado de Pfizer (que asumirá la presidencia del grupo), Hank McKinnell, argumentando que 'cada vez es más costoso financiar la investigación a largo plazo y con el alto riesgo que representa el desarrollo de productos farmacéuticos'.

Previamente a su integración en Pfizer, Pharmacia (también estadounidense) se desprenderá del 84% del capital que controla en la agroquímica Monsanto (operación que ya tenía previsto realizar). Después de esta segregación, Pfizer ofrecerá 1,4 acciones de la compañía por cada acción de Pharmacia (valorada en 45,08 dólares), tomando como referencia el cierre de los títulos de Pfizer del pasado viernes (32,20 dólares). Estas condiciones suponen una prima del 44% sobre las cotizaciones medias de ambas compañías durante los últimos 30 días. Al final de la operación, los accionistas de Pfizer controlarán el 77% de la nueva corporación. La nota emitida ayer no citó las posibles reducciones de plantilla ni los costes industriales de reestructuración, pero indicó que las sinergias aportarán unos ahorros de 2.500 millones de dólares en 2005.

La nueva corporación prevé que la facturación crezca un 10% durante los próximos dos años, hasta los 57.800 millones de dólares en 2004. La absorción de Pharmacia se consideró como complementaria en medios del sector. Pfizer, fabricante del popular medicamento contra la impotencia Viagra, reforzará su actividad en oncología (Camptostar), oftalmología (Xalatan) y endocrinología (Detrol). En el área de antiinflamatorios, ya ha colaborado con Pharmacia. Ambas empresas comercializan conjuntamente desde 1998 el fármaco Celebrex (que investigó Searle, la compañía de Monsanto que pasó a manos de Pharmacia). Recientemente, este medicamento ha obtenido un nuevo impulso al recibir el permiso para tratar la artritis reumatoide por parte de la oficina de EE UU de control FDA.

El precedente más importante de concentración en el sector fue el que protagonizaron Glaxo y Smthkline, a finales de 2000. La fusión se valoró en ese momento en 73.000 millones de dólares (en un momento álgido de cotización en Bolsa). La última operación de este tipo fue la adquisición del área farmacéutica de DuPont por parte de Bristol Myers Squibb, el otoño pasado.

También Pfizer y Pharmacia han realizado acciones de concentración. En este sentido, destaca la ya citada de Pharmacia, cuando se fusionó con Monsanto en el primer trimestre de 2000. Esta corporación, que trasladó su sede de Londres a Estados Unidos, provenía de una anterior fusión con Upjhon.

Por su parte, Pfizer protagonizó una de las batallas más cruentas por el control de Warner Lambert, que negociaba fusionarse con American Home Products (AHP). Finalmente, Pfizer absorbió a Warner Lambert.

Escaso impacto industrial en España y nueva batalla por la sede

Pharmacia vendió a la mexicana Columbia sus dos factorías hace cinco años. Por su parte, Pfizer cuenta con un pequeño centro industrial cerca del aeropuerto de El Prat de Llobregat (Barcelona), heredado de la absorción de Warner Lambert de hace dos años. Esta factoría fabrica algunos medicamentos sin receta (OTC) y centra su principal actividad en las divisiones de confitería (chicles Adams y Trident). Sin embargo, Pfizer fabrica a través de terceros el 50% de los medicamentos de prescripción que comercializa en España. Compañías españolas como Esteve y Farmasierra son las que más producen para el grupo norteamericano. Pharmacia redujo su actividad industrial, pero ha potenciado los proyectos de investigación. De esta forma, ha ubicado en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) el centro mundial de su área de epidemiología. La nueva multinacional también alcanzará el primer puesto del sector, con una cuota del 9,4%, menor que a nivel mundial, fruto de la atomización del sector en España. En este caso, Pfizer superará al laboratorio catalán Almirall Prodesfarma, que superó por primera vez a GlaxoSmithkline, con un crecimiento de ventas del 14,8% en el primer trimestre pasado. Precisamente, el mayor incremento en este periodo lo experimentó Pfizer (25,2%), mientras que Pharmacia cosechó la menor evolución (1,6%). Donde puede haber más problemas de integración es en la adaptación de las estructuras de oficinas y administración, puesto que en la actividad de visitadores médicos existe una gran complementariedad. También existe la duda sobre la ubicación de la nueva sede. Pfizer, la empresa compradora, tiene fijada sus oficinas en Alcobendas (Madrid), mientras que Pharmacia mantiene su sede cerca de Barcelona, resistiendo la última operación de compra de Monsanto, que tenía fijado su cuartel central en Madrid.