Comercio

La OCDE prevé una inminente recuperación de los precios agrícolas

El café es uno de los productos más afectados por la caída de los precios en los últimos años. Desde 1997 esta materia prima, vital en la economía de muchos países en desarrollo, se ha abaratado un 70%, lo que ha supuesto una pérdida de ingresos de 8.000 millones de dólares (8.160 millones de euros) para estos países exportadores. En 2000-2001 exportaron un 20% más de café que en 1997-1998, pero recibieron un 45% menos en divisas.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) cree, sin embargo, que el desplome de los precios de las materias primas ha tocado fondo. Entre este año y 2007 los precios de la agricultura 'subirán gradualmente desde sus débiles niveles actuales a la vez que la recuperación económica se fortalezca a finales de este año y en 2003', avanza la OCDE, que presentará su informe del sector el 16 de julio en París.

No obstante, el café no estará entre los productos que mejor comportamiento tengan. Las previsiones de la OCDE apuntan a que los mayores incrementos de precios corresponderán a los productos lácteos y algunas carnes, más que al plátano, el azúcar, el café o el arroz, que han sufrido descensos de más del 50%, según el Banco Mundial.

El repunte del mercado agrícola se deberá a 'una demanda más fuerte y al crecimiento de las importaciones en los países en desarrollo de fuera de la OCDE', afirma la Organización. En cualquier caso, el aumento de las cosechas se deberá 'a la productividad más que a un incremento de la tierra utilizada'.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) coincide con la OCDE en que los subsidios de los países ricos son la principal causa del desplome de los precios.

'Los actuales niveles de protección son todavía un factor importante de impulso a la producción, de distorsión del comercio y de depresión de los precios mundiales de las materias primas agrícolas', dice la organización con sede en Ginebra.

En los 30 países de la OCDE, conocidos como los más avanzados, los subsidios a la producción agrícola alcanzan el 31% del total de los ingresos recibidos por el sector, una décima inferior al 32% de 2000.

Obviando el mercado

'Tres cuartas partes del apoyo a los productores distorsiona la producción y el comercio, y los precios recibidos por los agricultores en 2001 están un 31% por encima de los precios mundiales (...) protegiendo a muchos países de los signos del mercado mundial', dice la OCDE. En algunos países ese porcentaje sobrepasa el 60%, como en Japón o Corea. En EE UU, la partida de los ingresos que se revierten en ayudas a la producción es del 21% y del 35% en la UE.

EE UU ha sido muy criticado por subvencionar el precio a los agricultores, una forma de ayuda eliminada en 1996 que ahora ha sido recuperada. La paulatina reducción de los subsidios es una de las negociaciones más controvertidas de la actual ronda comercial, aprobada por la OMC en Doha en noviembre. El estado de las negociaciones se evaluará en Cancún el año que viene, durante la quinta conferencia ministerial de la OMC.

De momento, los avances más bien parecen retrocesos. Al menos por lo que respecta a EE UU, que en mayo aprobó nuevas ayudas a los agricultores por 190.000 millones de dólares (193.000 millones de euros) en 10 años. Por su parte, la UE presentará el miércoles la reforma de la PAC (política agrícola común), que disminuirá los subsidios a la producción en favor de las ayudas al desarrollo rural.

De la evolución de unas negociaciones que se presentan difíciles dependerán las 40 economías en desarrollo cuyas exportaciones agrícolas representan la mitad de sus ingresos por ventas al exterior.