Procedimiento

Las nóminas no sirven para validar cuotas a la Seguridad Social

La Seguridad Social ha unificado todos los criterios de reconocimiento de cotizaciones en los casos de reclamaciones de trabajadores. Las normas comenzaron a aplicarse en el año 1966, pero se han ido añadiendo modificaciones a lo largo de los años en función de las necesidades.

La tesorería ha enviado una circular a las direcciones provinciales del sistema en la que recuerda que únicamente tiene validez para reconocer una cotización no computada la presentación de los documentos de cotización efectiva sellados por los bancos, o los documentos de alta en el sistema, y no una simple nómina o recibo de salarios. Estos documentos no sirven por sí solos para reconocer una cotización, salvo que vaya acompañada de los correspondientes documentos que prueben que de verdad se realizó el ingreso de cuotas.

Ahora, con ocasión del final de la posibilidad de jubilarse a los 60 años, que únicamente es aplicable a quienes estuviesen de alta en el sistema antes del 1 de enero de 1967, decenas de trabajadores están reclamando a la Seguridad Social la prestación anticipada (con los consiguientes coeficientes reductores) y precisan acreditar su alta en el sistema, o sistemas absorbidos por la Seguridad Social, antes de enero de 1967. Aún existe un millón de cotizantes que cotizaron antes de 1967 reconocidos por la Seguridad Social; pero otros miles de trabajadores aseguran que trabajaron, pero la Seguridad Social no les reconoce tales aportaciones.

Informe de vida laboral

La Tesorería General de la Seguridad Social enviará este mismo mes una certificación de la carrera de cotización o vida laboral a todos los trabajadores del régimen general, autónomos, minería del carbón y régimen del mar.

Junto con el informe de vida laboral adjuntará las bases de cotización por las que las empresas han cotizado durante 2001 para que en el caso de diferencias entre lo comunicado por la empresa a sus trabajadores y la realmente cotizado los trabajadores puedan reclamar la diferencia a la empresa.