Resultados

La finlandesa pasa de caer el 8,9% a subir un 5,9%

Las fuertes caídas de semanas anteriores habían puesto los nervios del mercado a flor de piel. Intel había incrementado la creencia de que la recuperación económica es más un asunto estadístico que una realidad en la caja y las cuentas de las empresas.

Por eso los inversores vendieron acciones de Nokia de manera compulsiva nada más recibir la noticia de que la empresa rebajaba sus estimaciones de ingresos para el segundo trimestre. La compañía llegó a perder el 8,9%, arrastrando a todos los mercados europeos.

Cuando la compañía aseguró mantener previsiones de beneficio, la cotización se disparó hasta cerrar con una subida del 5,94%. Ascenso que contagió al sector tecnológico europeo. Comentaban los analistas que el PER de Nokia está en 15 veces, lo que significa que el valor está barato teniendo en cuenta que es una empresa en crecimiento.

Morgan Stanley

Los analistas de Morgan Stanley, por otra parte, elevaron ayer de infraponderar a neutral su recomendación sobre el sector tecnológico. No aconsejan aumentar la exposición a las empresas, pero sí equilibrarla con el resto del mercado. Las valoraciones, que aún no están baratas, están otra vez 'en el planeta Tierra', según los analistas. Aún hay que pagar una prima del 23% para encontrarse en este sector, cuyo punto de inflexión puede estar pronto, según los datos de producción en Estados Unidos.

Ahora bien, los expertos creen que el sector puede ponerse hasta un 20% más barato si las previsiones de beneficio no se recuperan. Ahora bien, vistas las posibilidades de que sí lo hagan, los analistas apuestan por no infraponderar más este sector. De este modo, se reduce el riesgo de que los inversores se pierdan fuertes subidas si el sentimiento de mercado empieza a mejorar.