Ventas

Dragados vende con minusvalías HBG dos meses después de comprarla

Dragados justificó ayer la venta de la constructora holandesa HBG en la 'dificultad de penetración que presentan los mercados europeos de servicios y en la negativa reacción con la que los mercados de capitales acogieron la compra'. En una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Dragados explicó que la venta de HBG le permitirá 'continuar con su estrategia de desarrollo y diversificación en mercados de gran potencial de crecimiento en los últimos años, evitando así mercados más maduros con crecimientos inferiores y menos márgenes', en referencia a los países europeos en los que está presente HBG.

La constructora controlada por ACS argumentó igualmente que su estrategia, tras la venta de la empresa holandesa, pasa por 'continuar con la diversificación en servicios comunitarios, servicios a la industria y concesiones de infraestructuras'. La referencia a la significativa reducción del endeudamiento fue otro argumento manejado ayer desde Dragados para explicar esta desinversión.

Dragados mantiene la previsión de obtener un resultado neto atribuible de entre 1,41 y 1,52 euros por acción sin HBG, aunque vinculada a que esta última obtenga un beneficio superior a 100 millones de euros en su actividad de construcción en 2002. Según el acuerdo de venta, BAM sólo pagará a Dragados los 756 millones de euros que desembolsó en su día por HBG en el caso de que la firma holandesa registre los resultados antes señalados. Los acuerdos de venta de HBG incluyen la renuncia por Dragados al cobro de dividendo de la constructora holandesa, algo previsto en el acuerdo de compra.

Analistas del sector calificaron la venta de HBG como una operación 'lógica y esperada' e interpretaron que constituye 'el primer paso de ACS para depurar Dragados de cara a una eventual operación de integración de ambos grupos'. La Bolsa acogió el acuerdo de venta con una caída del 0,48% del valor de las acciones de Dragados, que cerraron a un precio de 18,75 euros. En cambio, ACS, accionista de referencia de Dragados, acabó la sesión con ganancias del 0,88%, hasta los 35,35 euros.

Han transcurrido sólo cuatro meses desde que Santiago Foncillas, entonces presidente de Dragados, anunciara la adquisición de HBG mediante el lanzamiento de una opa amistosa por un importe total de 756 millones de euros. Este precio suponía el pago de una prima del 60% sobre la cotización media de HBG en las últimas 30 sesiones y de un 57% sobre el precio de la víspera del acuerdo, hecho público el 5 de febrero.

El fin del plazo de aceptación de la opa sobre HBG, el 18 del pasado mes de abril, fue también el momento en el que SCH y ACS hicieron público el acuerdo por el que ACS se convertía en el accionista de referencia de Dragados con la compra del 23,5%.

Desde la entrada de ACS en Dragados se ha venido insistiendo en el sector en que al nuevo equipo gestor de Dragados (ACS tiene siete representantes en su consejo de administración) nunca le gustó la compra de HBG por considerar que el mercado europeo tiene escasos márgenes de crecimiento, lo que repercutía negativamente en la rentabilidad.

El difícil equilibrio que ACS mantiene en el consejo de Dragados se acentúa con la previsible salida de los dos consejeros de HBG.